Acuerdos relativos al ascensor

Autor:Barbara Ariño y Manuel Faus
Cargo del Autor:Abogada y Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

En este tema se trata el régimen de mayorías requerido para la adopción de acuerdos relativos a la instalación y sustitución del ascensor de un edificio dividido en régimen de propiedad horizontal. Asimismo, se analiza la posibilidad de exoneración de los gastos del ascensor por la comunidad de propietarios y el alcance de tal exención.

Contenido
  • 1 Los acuerdos relativos al ascensor y las mayorías requeridas
  • 2 La exoneración de los gastos de ascensor
  • 3 Recursos adicionales
    • 3.1 Legislación Citada
    • 3.2 Jurisprudencia y Doctrina Administrativa citadas
    • 3.3 En formularios
    • 3.4 En doctrina
Los acuerdos relativos al ascensor y las mayorías requeridas

El art. 17.2 LPH dispone que la realización de obras o el establecimiento de nuevos servicios comunes que tengan por finalidad la supresión de barreras arquitectónicas que dificulten el acceso o movilidad de personas con discapacidad y, en todo caso, el establecimiento de los servicios de ascensor, incluso cuando impliquen la modificación del título constitutivo, o de los estatutos, requerirá el voto favorable de la mayoría de los propietarios, que, a su vez, representen la mayoría de las cuotas de participación.

Cuando se adopten válidamente acuerdos para la realización de obras de accesibilidad, la comunidad quedará obligada al pago de los gastos, aun cuando su importe repercutido anualmente exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes.

Ahora bien, ¿qué ocurre con otros acuerdos relativos al ascensor que no sean propiamente de instalación? ¿Cuál es la mayoría requerida?

Sobre esta cuestión, se ha pronunciado la STS de 23 de diciembre de 2014 [j 1] advirtiendo que, ya la STS nº 1151/2008 [j 2] y la STS nº 1181/2008, [j 3] ambas de 18 de diciembre de 2008, aunque no declararon doctrina jurisprudencial, sí que entendieron que era suficiente la misma mayoría prevista en el mencionado precepto para la adopción de acuerdos derivados necesariamente de la instalación del ascensor, incluido el resarcimiento del daño que la imposición de una servidumbre en un elemento privativo pudiera acarrear a algunos de los propietarios.

De hecho, se ha declarado, como valor jurisprudencial, que la instalación de un ascensor en una comunidad de vecinos que carece de este servicio, considerado como de interés general, permite la constitución de una servidumbre con el oportuno resarcimiento de daños y perjuicios, incluso cuando suponga la ocupación de parte de un espacio privativo. Para ello, sólo se exige que concurran las mayorías legalmente exigidas para la adopción de tal acuerdo, sin que resulte preceptivo el consentimiento del copropietario directamente afectado, y que el gravamen impuesto no suponga una pérdida de habitabilidad y funcionalidad de su espacio privativo (STS de 10 de octubre de 2011, [j 4] reiterada posteriormente en STS de 20 de julio de 2012). [j 5]

Asimismo, se hace hincapié en la doctrina fijada por la STS de 13 de septiembre de 2010 [j 6], reiterada posteriormente en la STS de 7 de noviembre de 2011, [j 7] que dice:

Se declara como doctrina jurisprudencial que para la adopción de los acuerdos que se hallen directamente asociados al acuerdo de instalación del ascensor, aunque impliquen la modificación del título constitutivo, o de los estatutos, se exige la misma mayoría que la Ley de Propiedad Horizontal exige para el acuerdo principal de instalación del ascensor.

Ahora bien, la aplicación de esta jurisprudencia no permite que los acuerdos adoptados en esta materia puedan ser alterados con posterioridad, cuando se vea afectado el título constitutivo o los estatutos de la comunidad, por mayoría, sino que se precisa la unanimidad.

Así resulta de la STS de 8 de noviembre de 2011 [j 8] que contempla un supuesto en el que se adopta un acuerdo por el que se decide sobre la efectiva instalación del ascensor, como elemento que permite la supresión de barreras arquitectónicas, y deja sin efecto un acuerdo previo de exoneración, a favor de determinados propietarios, en el pago de los gastos de instalación y uso del ascensor.

Como advierte la mentada resolución, dicho acuerdo de exoneración supone fijar un nuevo reparto de los gastos, por lo que no puede entenderse como consecuencia directa e inmediata del acuerdo, de contenido principal, de autorización para la instalación del ascensor. En tales supuestos, se requiere, para la validez del acuerdo, la unanimidad según lo dispuesto en el art. 17.6 LPH, siendo éste el régimen de mayorías exigido al afectar a cuotas de participación en los gastos y, por tanto, al título constitutivo o estatutos de la comunidad. Por último, cabe mencionar que la doctrina jurisprudencial expuesta ha sido complementada por la STS de 23 de diciembre de 2014 [j 9] en el sentido de establecer que los acuerdos directamente asociados al acuerdo de instalación del ascensor nunca podrán lesionar gravemente a ningún propietario.

La exoneración de los gastos de ascensor

1.- Admisión de la exclusión:

Con carácter general, el art. 9.1.e) LPH dispone que cada propietario tiene el deber de contribuir, con arreglo a la cuota de participación fijada en el título o a lo especialmente establecido, a los gastos generales para el adecuado sostenimiento del inmueble, sus servicios, cargas y responsabilidades que no sean susceptibles de individualización.

Pero, el art. 5 LPH establece que el título puede contener disposiciones relativas al uso o destino del edificio, sus diferentes pisos o locales, instalaciones y servicios, gastos, administración y gobierno, seguros, conservación y reparaciones, formando un estatuto privativo que no perjudicará a terceros si no ha sido inscrito en el Registro de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA