Autotutela en el Código Civil. Nombramiento

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

Ha sido la Ley 41/2003 de 18 de noviembre la que ha introducido en el Código Civil (CC) la Institución de la Autotutela, que ya existía en Cataluña.

Contenido
  • 1 La institución de la autotutela
    • 1.1 Justificación de la institución de la autotutela
    • 1.2 Norma legal que regula la autotutela
    • 1.3 Elemento subjetivo de la autotutela
    • 1.4 Forma para determinar la autotutela
    • 1.5 Contenido para determinar la autotutela
    • 1.6 Trámites posteriores. Inscripción.
  • 2 Poder complementario para la autotutela
  • 3 Autocuratela
  • 4 Recursos adicionales
    • 4.1 En formularios
    • 4.2 En doctrina
    • 4.3 Esquemas procesales
  • 5 Legislación básica
  • 6 Legislación citada
  • 7 Jurisprudencia citada
La institución de la autotutela

La exposición de motivos de la citada ley viene a definir esta institución como:

la posibilidad que tiene una persona capaz de obrar de adoptar las disposiciones que estime convenientes en previsión de su propia futura incapacitación, lo cual puede ser especialmente importante en el caso de enfermedades degenerativas.
Justificación de la institución de la autotutela

También la Exposición de motivos justifica esta nueva institución, al decir:

si ya los padres pueden adoptar las medidas que consideren oportunas respecto de la persona y bienes de sus hijos menores o incapacitados, no se ven obstáculos para que esta misma posibilidad corresponda a una persona con capacidad de obrar suficiente respecto de sí mismo, para el caso de ser incapacitado.
Norma legal que regula la autotutela

Dice ahora el art. 223 del Código Civil:

Los padres podrán en testamento o documento público notarial nombrar tutor, establecer órganos de fiscalización de la tutela, así como designar las personas que hayan de integrarlos u ordenar cualquier disposición sobre la persona o bienes de sus hijos menores o incapacitados.Asimismo, cualquier persona con la capacidad de obrar suficiente, en previsión de ser incapacitada judicialmente en el futuro, podrá en documento público notarial adoptar cualquier disposición relativa a su propia persona o bienes, incluida la designación de tutor. Los documentos públicos a los que se refiere el presente artículo se comunicarán de oficio por el notario autorizante al Registro Civil, para su indicación en la inscripción de nacimiento del interesado.En los procedimientos de incapacitación, el juez recabará certificación del Registro Civil y, en su caso, del registro de actos de última voluntad, a efectos de comprobar la existencia de las disposiciones a las que se refiere este artículo.
Elemento subjetivo de la autotutela

Dice el Código Civil que cualquier persona con la capacidad de obrar suficiente, y la doctrina entiende que puede nombrar tutor el menor emancipado.

En este sentido, cabe citar la Sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra de 14 de junio de 2005 [j 1] que distingue tres presupuestos:

  • La capacidad natural plena de la persona que ordena la autotutela, es decir la capacidad de entender y querer en el momento en que efectúa la designación de tutor o adopta cualquier otra previsión en atención a una futura incapacitación.
  • La capacidad de obrar necesaria que se reconoce a:
    • los mayores de edad sin lugar a dudas.
    • los menores de edad emancipados, pues la capacidad de éstos se asimila a la de aquéllos, salvo los actos que puedan provocarles un empobrecimiento patrimonial, por lo que en la esfera personal se rigen como mayores de edad (es, pues, «suficiente»).
    • los menores mayores de catorce años, si gozan de capacidad para otorgar testamento notarial art. 663.1.º CC y, por consiguiente, para nombrar tutores a sus hijos, ya que, por otra parte, el art. 223.I CC se refiere a los «padres» sin especificar una edad en concreto, señalando que podrán organizar la tutela de sus hijos en testamento, habrá que concluir que gozan asimismo de capacidad para ordenar la autotutela.
  • Por último, se plantea si cabe que la persona incapacitada parcialmente y a quien la sentencia de incapacitación no haya modificado la capacidad de obrar sobre su persona pueda designarse tutor para el supuesto de una incapacitación total. Al respecto, declara la indicada sentencia que:
Si la sentencia de incapacitación no ha privado de ese ámbito a la persona y goza de suficiente capacidad natural, no hay razón para negarle la legitimación para disponer la autotutela, máxime cuando, como es el caso solo se le incapacita para regir sus bienes.
Forma para determinar la autotutela

Siempre en documento público notarial.

Como afirma la citada Sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra de 14 de junio de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA