Capacidad del testador

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

Ante la importancia y trascendencia del testamento es fundamental que el testador tenga la capacidad para testar.

Contenido
  • 1 Normas legales sobre la capacidad del testador
  • 2 Revisión del juicio notarial
  • 3 Impugnación del testamento en vida del testador
  • 4 Ver también
  • 5 Recursos Adicionales
    • 5.1 En formularios
    • 5.2 En doctrina
  • 6 Legislación básica
  • 7 Legislación citada
  • 8 Jurisprudencia citada
Normas legales sobre la capacidad del testador

Hay una regla general: la que dispone el art. 662 del Código Civil (CC) que dice:

Pueden testar todos aquellos a quienes la ley no lo prohíbe expresamente.

Y ¿a quienes se prohíbe?: con claridad lo expresa el art. 663 CC:

Están incapacitados para testar: 1º Los menores de catorce años de uno y otro sexo. 2º El que habitual o accidentalmente no se hallare en su cabal juicio.

El testador debe estar en su cabal juicio; por ello el art. 664 CC dice:

El testamento hecho antes de la enajenación mental es válido.

Lo que interesa es el momento de testar; así lo ordena el art. 666 CC:

Para apreciar la capacidad del testador se atenderá únicamente al estado en que se halle al tiempo de otorgar el testamento.

Es por ello que un hecho posterior, que el testador llegue a estar enajenado, no invalida el testamento si cuando lo otorgó estaba en su sano juicio; y asimismo, puede estar oficialmente incapacitado, pero tener intervalos lúcidos que le permiten testar, tal como prevé el art. 665 CC.

Tratando del testamento notarial hay una garantía especial: el juicio del Notario. La importancia, pues, que se da al testamento notarial tiene su razón de ser en una doble idea: los conocimientos del notario para la adecuada redacción conforme a las leyes y la presunción de buena fe del juicio que emite sobre la capacidad del testador.

El art. 685 CC impone al Notario una obligación formal en el art. 696 CC:

hará constar que, a su juicio, se halla el testador con la capacidad legal necesaria para otorgar testamento.

Y una diligencia especial:

deberá asegurarse de que, a su juicio, tiene el testador la capacidad legal necesaria para testar.

Es una diligencia especial; no puede redactarse y firmarse un testamento con prisas, sin indagar si el testador está cuerdo y entiende lo que dispone.

Es el juicio notarial de capacidad del testador unos de los mayores problemas con los que se encuentra el Notario; podríamos decir coloquialmente que el Notario que autoriza un testamento tiene poco a ganar y mucho a perder... si es impugnado por falta de capacidad del testador, llegue o no llegue a invalidarse después.

Hay supuestos en los que no hay dificultad alguna, sea para considerar que el testador está en su cabal juicio y entiende y decide por sí y hay otros casos en que la incapacidad es patente; pero hay casos difíciles, que someten al Notario a una presión.

He afirmado más de una vez que, como notario, no estoy naturalmente dispuesto a autorizar el testamento de una persona, cualquiera que sea su edad, que no tenga capacidad para testar (no esté en su cabal juicio), pero tampoco quiero dejar de autorizarlo si el testador lo está, en ese momento, aunque sea mayor, esté cargado de manías, prejuicios malentendidos.

El problema es que el juicio de capacidad lo hace el Notario, con mayor o menor experiencia, pero, en principio, en una situación de inmediatez y si se quiere de soledad; luego podrá haber dudas, hay trucos para saber si el testador entiende, recuerda, quiere o está inducido, pero el Notario debe decidir: autorizar o no.

El Notario no es, en principio, experto en capacidades, dada la gran variedad de enfermedades y de situaciones psíquicas en que todos nos movemos y existe efectivamente la posibilidad de incurrir en un error. Con posterioridad se puede impugnar, naturalmente, por el que se sienta perjudicado que dispondrá de más tiempo para encontrar la pruebas que le convengan, sin haber estado presente en el otorgamiento del testamento.

Revisión del juicio notarial

El juicio de capacidad del Notario puede ser revisado, es lógico, por vía judicial, aunque inicialmente goza de cierta credibilidad.

El juez, a la vista de las pruebas que reciba podrá ratificar el juicio del notario o considerar que el notario se equivocó en su juicio....

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS