Compra e hipoteca simultánea por tutor

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

El artículo 218 del Código Civil (CC,) tras establecer en su párrafo primero que «las resoluciones judiciales sobre los cargos tutelares y de curatela habrán de inscribirse en el Registro Civil», añade en su párrafo segundo que «dichas resoluciones no serán oponibles a terceros mientras no se hayan practicado las oportunas inscripciones», precepto que, por lo demás, concuerda con el artículo 222.3 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil (LEC), que supedita la eficacia «ultra partes» de la cosa juzgada de la sentencia recaída a la previa inscripción en el Registro Civil, al disponer que «en las sentencias sobre estado civil... la cosa juzgada tendrá efectos frente a todos a partir de su inscripción o anotación en el Registro Civil».

Contenido
  • 1 Justificación de la tutela
  • 2 Autorización judicial para comprar
  • 3 Autorización judicial para hipotecar
  • 4 Cataluña
  • 5 Aragón
  • 6 Recursos adicionales
    • 6.1 En formularios
    • 6.2 En doctrina
    • 6.3 Esquemas procesales
  • 7 Legislación básica
  • 8 Legislación citada
  • 9 Jurisprudencia citada
Justificación de la tutela

Lo expuesto en el párrafo anterior motiva que sea necesario acreditar en la escritura a otorgar que la tutela y por tanto, el cargo del tutor, está inscrito en el Registro Civil. Con cierta contundencia, se recuerda por la Resolución de la DGRN de 28 de octubre de 2014 [j 1] la necesidad de que las distintas circunstancias y hechos relativos al estado civil de las personas, cuando afectan a la titularidad de los derechos inscritos o a la legitimación de los otorgantes, por afectar a la validez del acto o contrato en que intervienen, deben ser acreditados mediante certificación de su inscripción en el Registro Civil, siendo excepcionales los otros medios de prueba del estado civil.

Autorización judicial para comprar

Prácticamente toda la doctrina tiene claro que el tutor no necesita autorización judicial para comprar bienes a favor del sometido a tutela. Algún autor se lo ha planteado, si entendiéramos que comprar es un acto de disposición, ya que se dispone de patrimonio del incapacitado, pero la Resolución de la DGRN de 21 de febrero de 2.004, [j 2] que luego comentamos dice:

los padres, como representantes legales de sus hijos y administradores de sus bienes pueden, sin autorización judicial, realizar actos de aplicación de dinero o capitales de los sometidos a su patria potestad en la adquisición de bienes inmuebles, aún cuando éstos se hallen gravados, se someta a determinada condición o limitación el ingreso del bien o se constituya el gravamen simultáneamente para garantizar el precio aplazado de la adquisición.

Para completar esta material nos remitimos al tema Menores de edad: compra e hipoteca simultánea por los padres, aplicable a la Tutela.

Y más recientemente se reitera esta doctrina por la resolución de la DGRN de 17 de enero de 2.011: [j 3]

La concesión al tutor de un margen suficiente de autonomía es la única forma de responder a las necesidades de la práctica y de alcanzar los fines atribuidos a la institución tutelar. Establecer una lista desproporcionada de actos en los que resultase preceptiva la intervención judicial supondría la práctica paralización de la actuación del tutor y, con ello, un serio perjuicio para los intereses del representado. Ello obliga a desterrar una idea que parece haber calado en cierto sector doctrinal, como es que la protección del tutelado debe pasar necesariamente por la autorización judicial. En realidad sucede más bien al contrario: los objetivos típicos de la tutela sólo se alcanzan a través de una administración tutelar dinámica que permita dar una respuesta inmediata y eficaz a las continuas demandas que el cuidado de la persona y el patrimonio del tutelado requieren. La autorización judicial únicamente debe...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS