Contratos de préstamo de consumo

Autor:Bárbara Ariño y Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

En el contrato de préstamo constituye obligación esencial, juntamente con el consentimiento y la causa, la entrega de la cosa prestada cuya restitución deberá realizarse en la forma y tiempo pactado, más el abono de intereses si así se hubiere convenido.

Contenido
  • 1 Concepto y clases
  • 2 Requisitos y diferencia con otras figuras afines
  • 3 Capacidad para recibir un préstamo
  • 4 Obligación de restitución
  • 5 Duración
  • 6 Vencimiento anticipado
  • 7 Supuesto concreto: préstamos usurario
    • 7.1 Concepto
    • 7.2 Efectos
  • 8 Ver también
  • 9 Recursos adicionales
    • 9.1 En formularios
    • 9.2 En doctrina
  • 10 Legislación básica
  • 11 Legislación citada
  • 12 Jurisprudencia citada
Concepto y clases

El contrato de préstamo, llamado también simple préstamo o mutuo, es aquél por el que una de las partes (prestamista) se obliga a entregar a la otra (prestatario) dinero u otra cosa fungible a cambio que se le devuelva otro tanto de la misma especie y calidad (art. 1740 del Código Civil). (CC)

En realidad hay dos clases:

  • préstamo de dinero, en cuyo, según el art. 1170, CC, debe pagarse en moneda de curso legal.
  • préstamo de cosa fungible o una cantidad de metal no amonedado, según el art. 1754, CC el deudor debe una cantidad igual a la recibida y de la misma especie y calidad, aunque sufra alteración en su precio.

En ambos casos, el que recibe en préstamo dinero u otra cosa fungible, adquiere su propiedad; el dueño de la cosa o dinero pasa a tener un derecho de crédito.

Requisitos y diferencia con otras figuras afines

Las notas características del contrato de préstamo, que permiten diferenciarlo de otras figuras afines, se ponen de relieve en la SAP de Madrid nº 269/2012, de 7 de mayo, [j 1] indicando que:

  • Es un contrato de naturaleza real, a diferencia del contrato de crédito, siendo requisito esencial de su existencia la entrega de la cosa prestada, tal y como ha reconocido la STS nº 741/2002, de 11 de julio, [j 2] aunque exista alguna resolución que no descarte el carácter consensual del préstamo.

La diferencia, en el ámbito bancario, con el crédito ha sido puesta de relieve por la STS 693/2019, 18 de Diciembre de 2019 [j 3] diciendo:

Los contratos bancarios de préstamo y apertura de crédito tienen en común que son contratos de activo y que sirven para la financiación del cliente, pero su concepto y funcionalidad son diferentes.

El de préstamo es un contrato por el que la entidad bancaria entrega una suma de dinero determinada, obligándose quien la recibe a restituir la totalidad del capital en las condiciones pactadas y a pagar los correspondientes intereses. A falta de una regulación específica del préstamo bancario de dinero, se le aplican los arts. 311 a 324 del Código de Comercio (CCom) y, supletoriamente, lo dispuesto en el Código Civil (CC).

La apertura de crédito es un contrato atípico, aunque se le menciona en el art. 175.7 CCom. Conocido también como cuenta de crédito o línea de crédito, consiste en un acuerdo por el que una entidad de crédito (acreditante) se obliga a poner a disposición de un cliente (acreditado) un determinado capital por un cierto plazo, en forma de límite máximo; y con cargo al cual se obliga a entregar las cantidades que el cliente solicite, de acuerdo con los términos pactados, mediante el pago de una comisión de apertura y al tipo de interés pactado sobre las cantidades efectivamente dispuestas.

Como dice la STS 173/2018, 23 de Marzo de 2018, [j 4] lo más característico de la apertura de crédito es que no se entrega de una sola vez una cantidad de dinero, sino que únicamente se facilita su disponibilidad conforme el cliente lo vaya necesitando; y que los intereses se aplican sólo sobre las cantidades efectivamente retiradas. Por ello, supone una forma evolucionada del préstamo, basada en el concepto económico de "saldo fluctuante". La consecuencia es que en el préstamo el importe queda fijado en el momento inicial, mientras que en la apertura de crédito fluctúa en función de las disposiciones efectivamente realizadas.

  • Es un contrato unilateral pues, a diferencia del contrato de crédito, tras la entrega de la cosa o dinero prestados, solamente surgen obligaciones para el prestatario consistentes en devolver el principal prestado, y en su caso el interés convenido.
  • Es un negocio jurídico traslativo de la propiedad (a diferencia del comodato), de modo que el prestatario adquiere la propiedad del dinero.
  • Conforme dispone el art. 1740, CC, es un contrato que puede ser gratuito (en el caso que no se pacte el abono de un interés) u oneroso (si se pacta el abono de un interés), presumiéndose gratuito si no se acredita la existencia de pacto alguno sobre el devengo de interés (art. 1755, CC). En este caso, la carga de la prueba corresponde a aquél que alega el pacto de intereses, pero sin que se requiera forma escrita admitiéndose, por tanto, el pacto verbal sobre los intereses, tal y como ha precisado la SAP de Murcia nº 209/2009, de 2 de octubre. [j 5]
Capacidad para recibir un préstamo

Se aplica la regla general para contratar. Puede verse la capacidad general para contratar, tanto según en las legislaciones que se rigen por el CC como en las legislaciones territoriales en Capacidad para celebrar el contrato de compraventa .

Hay reglas especiales:

  • menores emancipados: según el art. art. 323, CC hasta que llegue a la mayor edad no podrá el emancipado tomar dinero a préstamo sin consentimiento de sus padres y, a falta de ambos, sin el de su curador. Esto es aplicable también al menor que hubiere obtenido judicialmente el beneficio de la mayor edad.
  • incapacitados: según el art. art. 271 del CC el tutor necesita autorización judicial ....8.º Para dar y tomar dinero a préstamo.
Obligación de restitución

La obligación de restitución del prestatario que toma dinero se regirá por lo dispuesto en el art. 1170, CC (por remisión del art. 1754, CC), de modo que:

  • Si se prestó una cantidad de dinero: la devolución deberá hacerse en la especie pactada y, en caso de no ser posible, en la moneda de plata u oro de curso legal en España.
  • Sin embargo, si el objeto del préstamo es otra cosa distinta del dinero, o una cantidad de metal no amonedado: el prestatario deberá devolver igual cantidad a la recibida y de la misma especie y calidad, aunque sufra alteración en su precio (art. 1754.2, CC).

En este sentido, debe ponerse de relieve que es la devolución íntegra, exacta y puntual (con independencia de la forma que se haya pactado para la devolución) lo que satisface el interés del prestamista, tal y como ha...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA