Dación o adjudicación en pago

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

Dice la Sentencia nº 807/2012 de TS de 27 de Diciembre de 2012 [j 1] que la dación en pago o datio in solutum es una forma especial de pago o, como dice la sentencia de 25 mayo 1999:

se conoce por la doctrina actual con el nombre de subrogado del cumplimiento, traducción literal de la palabra Erfüllungssurrogate.-"

Es el negocio jurídico (no es un contrato, como productor de obligación) por el que el deudor realiza a título de pago, una prestación distinta a la debida y el acreedor la acepta.

Aunque no sea propiamente un contrato, se suele tratar en sede contractual.

Contenido
  • 1 En general
  • 2 Requisitos de la dación
  • 3 Concepto y diferencia con otras figuras
  • 4 Efectos de la dación
    • 4.1 Efectos de la dación en pago respecto del deudor
    • 4.2 Efectos de la dación en pago respecto de los fiadores
    • 4.3 Efectos de la dación en pago respecto a las cargas posteriores a la deuda que se extingue
    • 4.4 Efectos de la dación en pago de persona en situación de concurso
  • 5 Retracto y dación en pago
    • 5.1 Retractos en el derecho estatal
      • 5.1.1 Arrendamientos rústicos
      • 5.1.2 Arrendamientos urbanos
    • 5.2 Retracto en Aragón
      • 5.2.1 Derecho de abolorio
    • 5.3 Retractos en Cataluña
      • 5.3.1 Retracto a favor del arrendatario rústico
      • 5.3.2 Retracto de Colindantes
      • 5.3.3 Retracto de comuneros
      • 5.3.4 Derecho de tornería en la Vall d'Aran
      • 5.3.5 Censos
      • 5.3.6 Enajenación del usufructo
      • 5.3.7 A favor de la Generalitat
    • 5.4 Retractos en Galicia
      • 5.4.1 A propósito de los muíños de herdeiros
      • 5.4.2 A propósito de los arrendamientos rústicos
      • 5.4.3 A propósito del arrendamiento de lugar acasarado
      • 5.4.4 A propósito de las aparcerías
      • 5.4.5 A propósito de la Compañía Familiar Gallega
    • 5.5 Retracto en Navarra, por troncalidad
    • 5.6 Retracto en el País Vasco
  • 6 Dación en pago en Cataluña
  • 7 Temas Fiscales
    • 7.1 En General
    • 7.2 Normas especiales
  • 8 Recursos Adicionales
    • 8.1 En formularios
    • 8.2 En doctrina
  • 9 Legislación básica
  • 10 Legislación citada
  • 11 Jurisprudencia citada
En general

Define la Resolución de la DGRN de 21 de septiembre de 2018 [j 2] la dación en pago como «un contrato oneroso en el que existe cesión de una cosa a cambio de la extinción de una deuda» (vid. Resolución de 13 de septiembre de 2012). [j 3] O dicho en términos más descriptivos y detallados, la dación en pago es un contrato por virtud del cual se transmiten al acreedor determinados bienes o derechos distintos de los debidos y que éste acepta voluntariamente como pago de su crédito (artículo 1166 del Código Civil), transmisión que en cuanto forma de pago puede realizar tanto el deudor como un tercero (cfr. Artículo 1158 del mismo Código), . Se trata, por tanto, de una forma especial de pago por el que el deudor o un tercero, con el consentimiento del acreedor, realiza con finalidad solutoria una prestación distinta de la debida («aliud pro alio»)

Ha sido frecuente en los últimos tiempos la adjudicación por los promotores inmobiliarios de fincas a sus acreedores.

Estamos hablando de una adjudicación en pago (no para el pago) y no es ahora el momento de discutir si es trata de una compraventa (en la que el crédito hace de precio) o es una modalidad del pago o se trata de una novación, de un negocio complejo etc. (la Sentencia nº 175/2014 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 9 de Abril de 2014 [j 4] recuerda doctrina de la Sala, según la cual es un negocio complejo, pues participa de las características del pago o cumplimiento de una obligación, de la compraventa y de la novación por cambio de objeto que, con efectos solutorios, extingue la primitiva obligación.)

Lo que ahora interesa es que la deuda se extingue mediante la adjudicación de una finca.

Aunque no sea ahora momento de analizar el supuesto concreto de la extinción de la deuda hipotecaria con la adjudicación material de la finca a la entidad bancaria, cabe mencionar, dada su relevancia, al Auto de la Audiencia Provincial de Navarra de fecha 17 de diciembre de 2010 [j 5] que en un caso concreto – que no debemos generalizar - permite que, con la entrega de la vivienda al banco, se extinga la deuda siempre que no exista una nueva tasación de la finca que acredite que el valor real de la misma es inferior al que fue fijado en su momento.

Requisitos de la dación
  • Existencia previa de una obligación. Si esta obligación es dineraria (por ejemplo, deriva de un préstamo) debe tenerse en cuenta que la deuda debe acreditarse, lo que no ofrece problemas en los préstamos hipotecarios hechos por una entidad de crédito, pero sí puede ofrecer dificultad en los que procedan de particulares, o en el caso de un simple reconocimiento de deuda, por aplicación de las normas sobre justificación de los medios de pago y prevención del blanqueo de capitales (art. 177 del RN), con su última redacción dada por el Decreto 1/2010 de 8 de enero).

Por ello, la Resolución de la DGRN de 11 de marzo de 2013 [j 6] en una dación en pago cuya obligación preexistente era un contrato de préstamo, exigió que se justificare la entrega de dinero, sin que el reconocimiento de deuda posterior exima del deber de justificación de los medios de pago empleados. Distinto es el caso de la Resolución de la DGRN de 22 de noviembre de 2013 [j 7] en un reconocimiento de deuda derivada del finiquito por unos trabajos efectuados, que no se incorpora al título pero que quedó reseñada en un pagaré que sí se incorpora a la escritura, y en cuyo pago se transmite finca del deudor, al quedar acreditada la deuda, se cumple, a efectos de poder inscribir la transmisión, la legislación sobre fraude fiscal e identificación de medios de pago y la razón es lógica: exigir la justificación del pago cuando éste no ha existido llevaría en la práctica a inadmitir la inscripción de la dación en pago de deudas diferentes a las originadas por un contrato de préstamo.

  • Hacer la prestación con animo solvendi es decir, se hace una prestación diferente de la prevista para extinguir la obligación.
  • La capacidad normal será la necesaria para los actos de enajenación cuando se traspasa la propiedad de una cosa y la capacidad general por contratar si se paga con una obligación de hacer.
  • Aceptación por el acreedor del cambio de prestación.
  • Es indiferente que la prestación la haga el mismo deudor o un tercero, quedando fuera de la relación deudor-acreedor la relación (que efectivamente existirá) entre el deudor y el titular de la finca que lo adjudica para pagar la deuda de un tercero.
  • Debe evitarse incurrir en la prohibición del pacto comisorio, totalmente prohibido en nuestro Derecho, sin que, como dice la Resolución de la DGRN de 20 de septiembre de 2012 [j 8] se pueda acudir a figuras como una dación en pago sujeta a condición suspensiva para el caso de falta de pago teniendo ésta función de garantía y no simplemente solutoria, ya que eludiría los procedimientos de enajenación forzosa de las garantías si se pacta que el acreedor pueda apropiarse automáticamente el bien por impago de la deuda.

Distinto es el caso que analiza la Resolución de la DGRN de 2 de septiembre de 2013 [j 9] que afirma: un negocio complejo en el que tras la dación en pago se otorgue al cedente la posibilidad de recuperar la finca NO implica por si solo la simulación de la transmisión, que la hiciera incurrir en un prohibido pacto comisorio.

Concepto y diferencia con otras figuras

La Sentencia nº 807/2012 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 27 de Diciembre de 2012 [j 10] la define así:

La dación en pago o datio in solutum es una forma especial de pago o, como dice la sentencia de 25 mayo 1999 "se conoce por la doctrina actual con el nombre de subrogado del cumplimiento, traducción literal de la palabra Erfüllungssurrogate", es el negocio jurídico (no es un contrato, como productor de obligación) por el que el deudor realiza a título de pago, una prestación distinta a la debida y el acreedor la acepta; en este sentido, la sentencia de 23 de septiembre 2002 "... cuyo dominio pleno se le transmite para aplicarlo a la extinción total del crédito ; y "produce los efectos del pago, como cumplimiento de la obligación" añade la sentencia de 19 octubre 2006

Por su parte, la Sentencia del TS de 23 de septiembre de 2002 [j 11] define la dación en estos términos siguientes:

Esta figura jurídica, conforme a la construcción de la jurisprudencia civil, opera cuando la voluntad negocial de las partes acuerdan llevar a cabo la satisfacción de un débito pendiente, y el acreedor acepte recibir del deudor determinados bienes de su propiedad, cuyo dominio pleno se le transmite para aplicarlo a la extinción total del crédito, actuando este crédito con igual función que el precio en la compraventa.

La jurisprudencia ha sido reiterada al distinguir la dación en pago - datio pro soluto- de la dación o adjudicación para pago - daito pro solvendo-. Así, puede verse con detalle la doctrina de la Sentencia de 28 de junio de 1997 [j 12] y la doctrina de la DGRN ene la Resolución de 5 de septiembre de 2013. [j 13]

La Resolución de la DGRN de 23 de noviembre de 2017 [j 14] menciona las dos tesis doctrinales principales que se han enfrentado tradicionalmente en relación con la naturaleza y efectos de la dación para pago, la que considera que solo transmite a los acreedores la posesión y administración de los bienes, con el mandato de liquidarlos y cobrarse (con indisponibilidad meramente obligacional por parte del deudor), y la que considera que produce una transmisión fiduciaria de los bienes cedidos a favor de los acreedores, que los reciben con el encargo de liquidarlos y cobrar con su producto sus créditos, la jurisprudencia se ha inclinado por la primera.

Para la DGRN la adjudicación para pago es una adjudicación “en vacío” puramente formal, para permitir la disposición final del bien, sin que el bien entre en el patrimonio del adjudicatario». Si se aplican estas consideraciones a las denominadas en la práctica adjudicaciones hereditarias «en vacío» como vía para completar el tracto sucesivo registral, debe concluirse que la inscripción de las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA