Derechos inscribibles en el Registro de la Propiedad

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

Es fundamental diferenciar entre los derechos que se inscriben en el Registro y lo que éste publica.

Contenido
  • 1 Derechos inscribibles
    • 1.1 Objeto de inscripción en el Registro de la Propiedad
    • 1.2 Derechos que son inscribibles en el Registro
    • 1.3 Normas legales: art. 2 de la LH y concordantes del RH
    • 1.4 Críticas a las normas legales
  • 2 Derechos que no pueden inscribirse
  • 3 Derechos que no necesitan ser inscritos
  • 4 Acceso al Registro de acciones y derechos personales
  • 5 Ver también
  • 6 Recursos adicionales
    • 6.1 En doctrina
  • 7 Legislación básica
  • 8 Legislación citada
  • 9 Jurisprudencia citada
Derechos inscribibles

Procede analizar los criterios doctrinales, las normas legales y la crítica a las mismas. Y debe tenerse en cuenta la importancia del tema; como recuerda, por todas, la Sentencia nº 818/2011 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 17 de noviembre de 2011, [j 1] el art. 1 de la Ley Hipotecaria preceptúa el principio de legalidad y la protección registral en cuanto dispone que los asientos del Registro, cuando se refieren a derechos inscribibles, "están bajo la salvaguardia de los tribunales".

Objeto de inscripción en el Registro de la Propiedad

La doctrina ha discutido qué es lo que realmente se inscribe en el Registro de la Propiedad español.

Hay autores como SANZ y NUÑEZ LAGOS que afirman que lo que se inscribe son títulos; otros autores indican que lo que se inscriben son, en principio, derechos reales. Para ROCA SASTRE no es correcto hablar de derechos reales inmobiliarios inscribibles, pues lo que propiamente es objeto directo de inscripción son los actos de mutación jurídico-real de los mismos y demás actos asimilados susceptibles de inscripción en sentido amplio.

En realidad, siguiendo a LACRUZ hay que diferenciar, como se ha dicho al inicio, entre lo que se inscribe y lo que el Registro publica: una cosa es lo que se inscribe, que es el acto o contrato presentado en una forma predeterminada por la normativa hipotecaria para su inscribibilidad, -acto o contrato con trascendencia inmobiliaria y que se analiza la forma exigida en el tema Documentación apta para la inscripción - y otra cosa es lo que el Registro publica, que son esos derechos consecuencia de la inscripción.

Hay que dejar claro que para posibilitar la inscripción se exige un título creador del derecho real pero lo que el Registro publica es el dominio o un derecho real plenamente constituido; por tanto, si el Registro publica el dominio y los derechos reales es porque están inscritos, pues de lo contrario sería un contrasentido hablar de que el Registro publica algo que no está en los libros; pero, en todo caso, con mayor o menor rigor se puede hablar y admitir perfectamente la locución “derechos inscribibles”.

Derechos que son inscribibles en el Registro
  • Regla general: se inscribe el dominio y los derechos reales sobre el mismo.

En este punto nuestro sistema adopta un criterio de numerus apertus: la voluntad de las partes conforme a este sistema será fundamental para crear nuevos derechos reales o modificar lo ya existentes; así resulta del apartado 2 del art. 2 de la Ley Hipotecaria (LH), en su último inciso al hablar de “y otros cualesquiera reales” y también resulta del art. 7 del Reglamento Hipotecario (RH) cuando dice:

Así como cualquier acto o contrato de trascendencia real que, sin tener nombre propio en derecho, modifique, desde luego o en lo futuro, algunas de las facultades del dominio sobre bienes inmuebles o inherentes a derechos reales.

Así, por ejemplo, la Resolución de la DGRN de 4 de octubre de 2013 [j 2] admite, basándose en esta doctrina, el acceso al Registro de los llamados departamentos procomunales en un edificio dividido en Propiedad Horizontal; o la Resolución de la misma DG de 15 de enero de 2013 [j 3] admite que nada se puede oponer a que determinada finca, susceptible de aprovechamiento independiente, se constituya como uno de los objetos sobre el que los titulares o cotitulares de otras fincas tengan, como tales, la consiguiente cotitularidad «ob rem».

Ahora bien: hay unas reglas mínimas; bien clara es la doctrina de la Resolución de la DGRN de 28 de octubre de 2013 [j 4] cuando, con referencia expresa a la doctrina del llamado “numerus apertus en materia de derechos reales”, dice:

Si bien no puede existir ningún obstáculo para que la autonomía de la voluntad pueda adaptar los derechos ya tipificados a las exigencias de la realidad económica y social, ello es así siempre y cuando se respeten las características estructurales típicas de tales derechos reales, cuales son, con carácter general, su inmediatividad, o posibilidad de ejercicio directo sobre la cosa, y su absolutividad, que implica un deber general de abstención que posibilite dicho ejercicio sin constreñir a un sujeto pasivo determinado.
  • Supuestos especiales: además del dominio y los derechos reales, se inscriben en el Registro:
  • Las llamadas reservas autenticadas, definidas por ROCA SASTRE como:
Causas embebidas en un asiento por constituir circunstancias integrantes o derivadas del acto registrado que deben ser expresadas en el asiento como un elemento inherente, por lo que constando explícitamente en el Registro pueden dar origen a una rescisión, resolución o nulidad, que afectará a tercero

Se citan, como ejemplos, la opción de compra, la constatación de que un bien tiene la condición de reservable, las causas de resolución o de vencimiento anticipado del plazo de un préstamo hipotecario que pueden dar lugar al ejercicio de la acción real hipotecaria. En estos y otros casos es la voluntad del titular de la acción la que puede producir efectos reales y el Registro garantiza su derecho.

Normas legales: art. 2 de la LH y concordantes del RH

Siguiendo lo que dispone el art. 2 de la LH en el Registro se inscriben:

  • Apartado primero: Los títulos traslativos o declarativos del dominio de los inmuebles o de los derechos reales impuestos sobre los mismos. El término inmuebles debe entenderse en sentido amplio, y comprende la categoría de los llamados bienes inmuebles por analogía (Así, por ejemplo, la Resolución de la DGRN de 4 de noviembre de 2013 [j 5] cuando trata el tema del aprovechamiento urbanístico que se inicia con el expediente de reparcelación, llegando al final del proceso en su materialización en una finca concreta, lo que puede subsumirse, según la DGRN, en la categoría de los bienes inmuebles por analogía, al modo de los derechos reales sobre inmuebles.
  • Apartado segundo: los títulos en que se constituyan, reconozcan, trasmitan, modifiquen o extingan derechos de usufructo, uso, habitación, enfiteusis, hipoteca, censos, servidumbres y otros cualesquiera reales.
  • Apartado tercero: los actos y contratos en cuya virtud se adjudiquen a alguno bienes inmuebles o derechos reales, aunque sea con la obligación de transmitirlos a otro o de invertir su importe en objeto determinado.
  • Apartado cuarto: las resoluciones judiciales en que se declare la incapacidad legal para administrar la ausencia, el fallecimiento y cualesquiera otras por las que se modifique la capacidad civil de las personas en cuanto a la libre disposición de sus bienes.
  • Apartado quinto: los Arrendamientos urbanos regidos por legislación especial -contratos de arrendamiento de bienes...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA