Determinaciones del planeamiento urbanístico

Autor:Alberto Palomar (Magistrado y Profesor Titular -Acred- de Derecho administrativo ) y Javier Fuertes (Doctor en Derecho. Magistrado suplente)
 
EXTRACTO GRATUITO

Las determinaciones del planeamiento urbanístico son un conjunto de reglas mediante las que se establecen y fijan los diferentes límites a la actividad urbanística.

Contenido
  • 1 Concepto de determinaciones del planeamiento urbanístico
  • 2 Tipos de determinaciones del planeamiento urbanístico
    • 2.1 Determinaciones estructurales o genéricas
    • 2.2 Jerarquía de las determinaciones del planeamiento urbanístico
  • 3 Ver también
  • 4 Recursos adicionales
  • 5 Legislación básica
  • 6 Legislación citada
  • 7 Jurisprudencia citada
Concepto de determinaciones del planeamiento urbanístico

Las determinaciones constituyen el régimen legal (directamente) aplicable de lo que puede hacerse en cada tipo de suelo y se constituyen, por tanto, en el marco de actuación que viene a señalar e indicar el límite en cuanto a la utilización de un determinado suelo.

Sobre la naturaleza de las determinaciones conviene tener en cuenta la doctrina del Tribunal Supremo sobre planeamiento y sus determinaciones conforme a la que "en ningún caso el interés particular en la oposición a la revisión del planeamiento, puede prevalecer frente al "ius variandi" de la Administración, que se proyecta sobre el planeamiento urbanístico que puede ser revisado, adoptando al efecto nuevos criterios respecto de la estructura general y orgánica del territorio o de la clasificación del suelo motivada por la elección de un esquema territorial distinto o por la aparición de circunstancias sobrevenidas, de carácter demográfico o económico, que incidan sustancialmente sobre la ordenación o por el agotamiento de la capacidad del Plan, por lo que nada impide que, a través de tal revisión, sufran limitaciones las calificaciones de suelo existentes, siempre que la decisión no infrinja el ordenamiento jurídico". La doctrina expuesta en último término evidencia la profunda discrecionalidad del planeamiento que actúa igualmente por la vía de su modificación, a la hora de elegir objetivos y concretar determinaciones entre varias y numerosísimas soluciones posibles y que son jurídicamente indiferentes (Cfr. Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de 15 de noviembre de 2000, recurso 990/1999 [j 1]).

El artículo 30.1 de la Ley 9/2001, de 17 de julio, del Suelo de Madrid , define las determinaciones legales al establecer que:

Se entienden por determinaciones legales de la ordenación urbanística, aquellas normas contenidas en la presente Ley, que establecen prescripciones sobre el uso del suelo o de las construcciones y son directamente aplicables exista o no planeamiento urbanístico, imponiéndose en su caso a las determinaciones de éste.

De esta forma el conjunto de determinaciones establecidas por los instrumentos de planeamiento urbanístico constituyen la ordenación urbanística.

Así, el artículo 27.1 del texto refundido de la Ley Foral de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Navarra (aprobado por Decreto Foral Legislativo 1/2017, de 26 de julio ) dispone que “la ordenación urbanística viene constituida por el conjunto de determinaciones que establezcan los instrumentos de planeamiento urbanístico municipal, de acuerdo con esta ley foral”.

Y a los instrumentos de ordenación, a los planes, les resulta exigible que las determinaciones de ordenación que contengan descansen sobre criterios racionales y coherentes y a la Administración le compete acreditar en suma la racionalidad y coherencia de tales determinaciones (Cfr. Sentencia del tribunal Supremo de 4 de mayo de 2016, recurso 226/2015) [j 2].

Tipos de determinaciones del planeamiento urbanístico

Las determinaciones son de diferentes clases y, aunque en las normas autonómicas reciben diferentes denominaciones se puede establecer, de una manera general, la existencia de dos niveles a las que, en terminología tradicional, podemos referirnos como genéricas y específicas y, de una forma más actual, como estructurales y pormenorizadas.

Determinaciones estructurales como modelo organizativo constituido por los elementos fundamentales de organización y funcionamiento y determinaciones pormenorizadas como concreción de las condiciones de ocupación y utilización del suelo lo suficientemente precisas como para legitimar la actividad de ejecución.

Así, el artículo 2.3 a) de la Ley 4/2017, de 13 de julio, del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias define ordenación estructural y ordenación pormenorizada como:

a) Ordenación estructural: el modelo de organización de la ocupación y utilización de una isla, una comarca, un municipio o, incluso, un espacio natural protegido, en su conjunto e integrado por los elementos fundamentales de la organización y, en su caso, el funcionamiento de ese espacio territorial.

b) Ordenación pormenorizada: la determinación y concreción de las condiciones de ocupación y utilización del suelo, realizadas en función y en el marco de la ordenación estructural, en términos lo suficientemente precisos como para legitimar la actividad de ejecución.
Hacen uso de la terminología estructural y pormenorizada la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía ( artículo 10 ), el Texto Refundido de la Ley de Urbanismo de Aragón ( artículos 40 y siguientes ), la y de Urbanismo de las Illes Balears ( artículo 37 y siguientes ), la Ley del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias ( artículos 3 y 135 y siguientes ), texto refundido de la Ley Foral de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Navarra ( artículo 49 ), la Ley del Suelo y Urbanismo del País Vasco ( artículos 53 y 61 ) y la Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje de Comunidad Valenciana ( artículo 19 ).

En esa misma línea la Ley del Suelo de Madrid emplea los términos determinaciones estructurantes y determinaciones pormenorizadas ( artículo 35 ).

En términos similares la Ley de ordenación territorial y urbanística sostenible de Extremadura utiliza los términos ordenación estructural y, en su caso, la ordenación detallada ( artículo 44.1 ).

Emplean los términos generales y específicas la Ley de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Asturias ( artículos 59 y siguientes ) y la Ley Ordenación Territorial y Urbanística Región de Murcia ( artículo 116 y siguientes ). Y se refiere a ella como generales y detalladas la Ley de Urbanismo de Castilla y León ( artículo 41 y siguientes ).

La Ley del suelo y urbanismo de Galicia hace referencia a las determinaciones de carácter general ( artículo 52 ) y determinaciones (como otras determinaciones o el resto de determinaciones que no tienen ese carácter general), y lo mismo sucede en la Ley de Ordenación del Territorio y Urbanismo de La Rioja que se refiere a las determinaciones generales o de carácter general ( artículo 63 ) y a determinaciones (sin calificación adicional alguna), si bien en algún precepto hace uso de la expresión determinaciones detalladas (como es el caso de la referencia “cuando éste no contuviese determinaciones detalladas” del artículo 78.3 ).

La Ley 2/2001, de 25 de junio, del Suelo de Cantabria ( artículos 44 y siguientes ), utiliza los términos determinaciones mínimas y otras determinaciones.

El texto refundido de la Ley de Urbanismo de Castilla-La Mancha utiliza, de forma genérica el término determinaciones, de aplicación directa de las directrices, orientativas o vinculantes ( artículo 18 ) o determinaciones y asimismo establecerán ( artículo 24 y siguientes ), de lo que se deriva la existencia de determinaciones (generales o mínimas) y otras determinaciones (complementarias o adicionales).

Lo mismo sucede con el Texto Refundido de la Ley de Urbanismo de Cataluña que hace un uso genérico del término determinaciones, disponiendo que “el planeamiento urbanístico derivado está supeditado a las determinaciones del planeamiento urbanístico general” ( artículo 55.3 ) estableciendo un contenido (como determinaciones) mínimo para los planes de ordenación urbanística municipal ( artículo 57.2 y 58 ), y lo mismo sucede para cada tipo de instrumento, como es el caso de los planes parciales para los que se señala que “Los planes parciales urbanísticos tienen por objeto, en suelo urbanizable, desarrollar el planeamiento urbanístico general y contienen todas las determinaciones pertinentes para la ordenación urbanística detallada de los sectores que abarcan” ( artículo 65.1 ).
Determinaciones estructurales o genéricas

Este tipo de determinaciones son las reglas aplicables (de forma general) a todo tipo de suelo.

Desde una visión sintética se puede señalar que, con carácter mínimo, se ha de establecer la ordenación estructural completa y la ordenación pormenorizada del suelo.

Desde una visión general (de las diferentes normas autonómicas) se puede establecer que la ordenación estructural:

Y ello desde visiones más sencillas, como la efectuad en la Ley de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Asturias ( artículo 57.1 ) conforme a la que:

… clasificarán el suelo para el establecimiento del régimen jurídico correspondiente, definirán los elementos fundamentales de la estructura general adoptada para la ordenación urbanística municipal y establecerán, en su caso, el programa para su desarrollo y ejecución, así como el plazo mínimo de su vigencia.

Hasta perspectivas más elaboradas como la prevista, con carácter general, en el artículo 136 de la Ley del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias:

a) La clasificación y categorización del suelo.

b) La delimitación de las áreas, sectores y ámbitos cuya ordenación pormenorizada se remita al planeamiento urbanístico de desarrollo.

c) La delimitación de suelo urbano consolidado y no consolidado que podrá ser reajustada al establecerse la correspondiente ordenación pormenorizada, siempre que se justifique de modo expreso la decisión adoptada en consideración a la realidad preexistente.

Los límites del suelo urbanizable con el suelo rústico podrán reajustarse, de forma puntual y en un máximo del 5% de la superficie del concreto...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA