Enajenación de bienes del y por el concursado

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

La normativa a aplicar en los supuestos de enajenación de bienes del y por el concursado dependerá de la situación en que se halle.

Contenido
  • 1 Situaciones posibles
  • 2 Normativa aplicable
  • 3 Concursado
    • 3.1 Obligación de presentar el concurso cuando alguien está en situación de insolvencia
    • 3.2 Legitimación
    • 3.3 Administradores
  • 4 Enajenación de bienes del sujeto concursado
    • 4.1 Enajenación de bienes antes de la declaración judicial del concurso
    • 4.2 Enajenación de bienes una vez hay la declaración judicial del concurso y antes del convenio de acreedores
      • 4.2.1 Concurso necesario
      • 4.2.2 Concurso voluntario
      • 4.2.3 Presentación al Registro de la Propiedad del mandamiento judicial declarando una persona en concurso: efectos sobre el acto dispositivo del concursado otorgados antes
    • 4.3 Enajenación de bienes una vez aprobado el convenio
    • 4.4 Enajenación de bienes en el caso de liquidación
    • 4.5 Enajenación de bienes, declarado concluso el concurso por insuficiencia de bienes
  • 5 Ejecución de bienes del concursado
    • 5.1 Procedimientos de ejecución en curso
      • 5.1.1 Regla generales
      • 5.1.2 Especialidades
  • 6 Ver también
  • 7 Recursos adicionales
    • 7.1 En formularios
    • 7.2 En doctrina
  • 8 Legislación básica
  • 9 Legislación citada
  • 10 Jurisprudencia citada
Situaciones posibles

El concurso es una situación especial del deudor, y sujeta a éste a determinadas limitaciones y normas imperativas en defensa de los intereses de los acreedores y en defensa de la continuación, si posible fuere, de su actividad personal o de su empresa, pudiendo desembocar en la liquidación.

Ahora bien, para determinar las normas sobre la enajenación de bienes, en especial inmuebles o el gravamen sobre los mismos, hay que diferenciar las diversas situaciones de todo deudor si se pone éste en relación con la situación de concurso, a saber:

  • Deudor que ha solicitado el concurso y éste aún no haya sido admitido.
  • Declaración judicial de deudor en concurso, sin haber llegado al convenio u estar ordenada la liquidación.
  • Convenio de acreedores.
  • Caso de entrar en liquidación.
Normativa aplicable

Regula el concurso la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal (LC), en parte modificada por el Real Decreto-ley 3/2009, de 27 de marzo, de medidas urgentes en materia tributaria, financiera y concursal ante la evolución de la situación económica y por la Ley 38/2011, de 10 de octubre, de Reforma de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal que en parte ya entró en vigor el año 2011 y el resto el 1 de enero de 2012.

Importantes las modificaciones de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización (publicada en el BOE el 28 de septiembre de 2013), que modifica diversos preceptos de la Ley Concursal y favorece los acuerdos extrajudiciales de pagos (acuerdos éstos con entrada en vigor a los veinte días de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado».)

El Real Decreto-ley 1/2015, de 27 de febrero, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de orden social, modifica diversos arts. de la Ley Concursal ( art. 92, 93, 94 (redactado de nuevo por la Ley 9/2015, de 25 de mayo, de medidas urgentes en materia concursal), 178, 176.bis, 231, 232, 233, 234, 235, 236, 238, 239, 240, 241, 242, y se crea art. 178 bis, 238 bis y 242 bis).

Según la Exposición de Motivos, la ley opta por los principios de unidad legal, de disciplina y de sistema.

  • unidad legal, que se consigue con un sólo texto legal, aunque quedan fuera normas de carácter orgánico.
  • unidad de disciplina y de sistema, que se consigue debido a la flexibilidad que permite su aplicación a muy diversas situaciones.

La Ley 9/2015, de 25 de mayo, de medidas urgentes en materia concursal ha modificado los siguientes artículos de la Ley concursal: art. 5 bis, art. 33, art. 43, art. 64, art. 71, art. 71 bis, art. 75, art. 90, art. 93, art. 94, art. 95, art. 96, art. 100; ha quedado eliminado el Ley Concursal (Ley 22/2003, de 9 de julio) se han modificado también los art. 107, art. 110, art. 115, art. 116, art. 121, art. 122, art. 123, art. 124, art. 133, art. 134, art. 140; se añade el art. 146 bis, se modifican además: art. 148, art. 149, art. 152, art. 155, art. 165, art. 167, art. 172, art. 191, art. 191 ter, D.A. Cuarta y se añade D.A. Segunda Ter.

La Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social modifica los siguientes preceptos de la Ley concursal: art. 34.2.b y c, art. 92.5, art. 178.2, art. 176 bis.3 y 4, art. 231, art. 232.3, Ley Concursal (Ley 22/2003, de 9 de julio) art. 234, Ley Concursal (Ley 22/2003, de 9 de julio) Ley Concursal (Ley 22/2003, de 9 de julio) art. 238, art. 239, art. 240, art. 241.2, art. 242 y suprime apart. 4 del art. 234.

La Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público modifica el art. 3, art. 34 ter, art. 34 quater de la Ley concursal, con entrada en vigor el 3 de octubre de 2015 y el art. 90 de dicha Ley, con entrada en vigor el 22 de octubre de 2015.

Como es de ver, hay artículos modificados por el Real Decreto-ley 1/2015, de 27 de febrero que vuelven a ser modificados en leyes del mismo 2015!.

A partir de 1 de enero de 2016 al art. 233 de la Ley Concursal se le añade por la Ley 20/2015, de 14 de julio, de ordenación, supervisión y solvencia de las entidades aseguradoras y reaseguradoras:

«5. En el caso de entidades aseguradoras, el mediador designado deberá ser el Consorcio de Compensación de Seguros.»
Concursado

El deudor incurso en este procedimiento no es un incapacitado, más bien estamos ante un supuesto de restricción o limitación de su capacidad, como se demuestra en determinadas medidas que la Autoridad judicial puede adoptar, unas que limitan sus libertades (la entrada en el domicilio, la intervención de las comunicaciones, el deber de residencia y, en último caso, el arresto domiciliario del responsable) y otras patrimoniales (intervención de los administradores concursales), permitiendo en muchos casos que el deudor siga teniendo la administración de su patrimonio, pero con la intervención indicada.

Obligación de presentar el concurso cuando alguien está en situación de insolvencia

En síntesis, las situaciones serán:

  • no pagar a Hacienda o a la SS, o no pagar los salarios durante tres meses seguidos (art. 2.4, LC).
  • la denuncia de un acreedor, que tenga su crédito privilegiado en un 25%.
  • se castiga como culpable quien estando obligado no lo pide voluntariamente.
Legitimación

Según el art. 3, LC - redacción dada por la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público, en este punto en vigor el 3 de octubre de 2015-, están legitimados:

  • el deudor, cualquiera de sus acreedores y el mediador concursal cuando se trate del procedimiento regulado en el Título X de esta Ley.

Si el deudor fuera persona jurídica, será competente para decidir sobre la solicitud el órgano de administración o de liquidación

  • Por excepción a lo dispuesto en el apartado anterior, no está legitimado el acreedor que, dentro de los seis meses anteriores a la presentación de la solicitud, hubiera adquirido el crédito por actos ínter vivos y a título singular, después de su vencimiento.
  • Para solicitar la declaración de concurso de una persona jurídica, están también legitimados los socios, miembros o integrantes que sean personalmente responsables , conforme a la legislación vigente, de las deudas de aquélla. En la sociedad anónima, dado que no hay responsabilidad personal de los socios, no podrán éstos instar el concurso.
Administradores

La declaración de concurso da lugar al nombramiento de un único administrador (art. 27.1, LC). Interesa ahora sólo indicar que:

  • Ejercerá su cargo una vez haya aceptado, y acreditará su condición y aceptación con el pertinente documento judicial (art. 29, LC).
  • Antes lo normal eran tres y actuaban colegiadamente, decidiendo por mayoría (es decir, no cabe, por ejemplo, que comparezcan a una escritura para prestar su consentimiento cuando sea necesario dos de los tres administradores, salvo que hayan quedado reducidos a dos o aporten la pertinente certificación del acuerdo adoptado en la reunión celebrada con asistencia de los tres o el Juez haya determinado competencias individualizadas). La tendencia actual es la administración unipersonal, pero puede estar integrado por dos miembros, en cuyo caso las funciones de este órgano concursal se ejercerán de forma conjunta, adoptándose las decisiones de forma mancomunada, salvo para el ejercicio de aquellas competencias que el juez les atribuya individualizadamente (art. 35, LC).
Enajenación de bienes del sujeto concursado

Interesa ahora estudiar únicamente las normas que regulan la enajenación de bienes de y/o por el concursado. Y ello dependerá de la situación en que se halle.

Enajenación de bienes antes de la declaración judicial del concurso

Solicitada la declaración de concurso, sea por el mismo deudor o sea por los acreedores, el deudor sigue con plena capacidad jurídica.

Como todavía no hay declaración de concurso, no hay limitación alguna de la capacidad dispositiva del deudor, no hay anotación registral de su situación; salvo que el Juez ordene medidas cautelares que lo impidan (arts. 20 y 21, LC) el deudor podrá enajenar y gravar bienes, incluso inmuebles, sin perjuicio de que el conocimiento de haber sido instado el concurso por los acreedores, o su propia petición, suponga que deba tener cuidado en los actos de enajenación que puedan ser impugnados por ser realizados en fraude de acreedores o incurran en supuestos de rescisión. Recordemos las palabras de la Exposición de Motivos de la LC:

La ley da un nuevo tratamiento al difícil tema de los efectos de la declaración de concurso sobre los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS