Enriquecimiento sin causa

Autor:Barbara Ariño y Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

El enriquecimiento injusto o sin causa es el desplazamiento patrimonial de una parte a otra sin causa que lo pueda amparar o justificar.

Contenido
  • 1 Concepto
  • 2 Requisitos
  • 3 Subsidiariedad
  • 4 Diferencia con otras figuras afines: la acción indemnizatoria
  • 5 Supuestos diversos
    • 5.1 Enriquecimiento injusto en uniones de hecho
    • 5.2 Enriquecimiento injusto en subastas judiciales
  • 6 Recursos adicionales
    • 6.1 En doctrina
  • 7 Legislación citada
  • 8 Jurisprudencia citada
Concepto

El principio general de derecho del enriquecimiento injusto o sin causa se produce cuando una parte obtiene una ventaja patrimonial con el correlativo empobrecimiento de la otra parte, sin que exista una causa que justifique tal desplazamiento patrimonial. Véase, en este sentido, la STS de 23 de octubre de 2003 [j 1].

Como indica la STS de 9 de febrero de 2009 [j 2] el enriquecimiento injusto es una figura de construcción doctrinal y jurisprudencial que sólo recientemente ha tenido reflejo colateral en normas legales como son el art. 10.9 del Código Civil (CC) (relativo a la fijación de la norma de conflicto en el Derecho Internacional Privado), el art. 65 de la Ley Cambiaria y del Cheque (LCCh,) o incluso el art. 508 de la Compilación Civil foral de Navarra de 1 de marzo de 1973 tal y como señala la STS de 25 de septiembre de 1997. [j 3]

Requisitos

Los elementos que deben concurrir para que se estime la existencia de un supuesto de enriquecimiento injusto han sido establecidos por una jurisprudencia ya antigua y tradicional que tomó como base un texto de Las Partidas en virtud del cual nadie debe enriquecerse torticeramente en daño de otro (STS de 15 de noviembre de 1990). [j 4]

En concreto, la doctrina jurisprudencial ha venido considerando que los requisitos para su aplicación son lo siguientes:

  • La adquisición de un provecho o ventaja patrimonial por parte del demandado con el correlativo empobrecimiento del actor.

Este enriquecimiento se produce, no sólo cuando hay un aumento de patrimonio o un desplazamiento patrimonial, sino también por una no disminución del patrimonio (“damnum cessans”), conforme declara la STS 17 de junio de 2003 [j 5] que añade que:

El empobrecimiento no tiene porqué consistir siempre en el desprendimiento de valores patrimoniales, pues lo puede constituir la pérdida de expectativas y el abandono de la actividad en beneficio propio por la dedicación en beneficio de otro.
  • Conexión entre enriquecimiento y empobrecimiento.
aquella situación jurídica que, de conformidad con el ordenamiento jurídico, autoriza a su beneficiario para recibirla y conservarla, lo cual puede ocurrir porque exista un negocio jurídico válido y eficaz o una disposición legal que permita aquella consecuencia.

En este mismo sentido se ha pronunciado la STS de 29 de febrero de 2008 [j 7] y las sentencias que en ella se citan, al declarar que concurre justa causa cuando existe una norma que lo legitima, o bien medie un negocio jurídico válido y eficaz.

Al hilo de lo anterior, cabe citar la STS de fecha 26 de junio de 2002 [j 8] que precisa que no es aplicable la doctrina del enriquecimiento injusto cuando la situación patrimonial producida es consecuencia de pactos libremente convenidos, indicando que:

un acuerdo adoptado con plena libertad y voluntad decisoria, es causa justificada de un incremento patrimonial (S. 16 marzo 1995), además de que el principio de que se trata tiene como finalidad, como dice la Sentencia de 27 de marzo de 2.000, [j 9] la reparación de un empobrecimiento, y no modificar estipulaciones contractuales libremente convenidas.

A todo ello hay que añadir que la teoría del enriquecimiento injusto no requiere, para su aplicación, la concurrencia ni de mala fe, negligencia o acción culpable, ni de una conducta ilícita por parte del enriquecido, siendo suficiente haber obtenido una ventaja sin causa lo cual es compatible con la buena fe, tal y como reconoce la citada STS de 23 de octubre de 2003. [j 10]

Como dice la Sentencia nº 110/2018 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 2 de Marzo de 2018 [j 11] dentro de la caracterización general del enriquecimiento injustificado, la utilización o explotación de bienes y derechos ajenos constituye un tipo o una forma de enriquecimiento injustificado; la denominada « condictio por intromisión». La función que cumple en estos supuestos la condictio es «complementaria» tanto de las acciones que sirven al titular del bien, caso de la acción...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA