Inmatriculación. Concepto y medios de inmatriculación

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

Los expedientes para lograr la concordancia registral y la realidad jurídica han sido impulsados por la Ley 13/2015, de 24 de junio, de Reforma de la Ley Hipotecaria que ha ampliado los supuestos en el art. 198 , de la Ley Hipotecaria (Decreto 8 de febrero de 1946)

Puede verse Expedientes para lograr la concordancia registral

Entre ellos está la regulación de la inmatriculación.

Contenido
  • 1 Concepto de inmatriculación
  • 2 Medios inmatriculadores en general
  • 3 Recursos adicionales
    • 3.1 En formularios
    • 3.2 En doctrina
  • 4 Legislación básica
  • 5 Legislación citada
  • 6 Jurisprudencia citada
Concepto de inmatriculación

La inmatriculación es el ingreso de una finca en el Registro, sin tener el soporte de una ya inscrita. Si una finca es objeto de una modificación hipotecaria, como pueda ser una segregación, se abrirá un folio registral nuevo a la finca segregada y la finca originaria conservará su numeración, quedando como finca Resto; la finca segregada, en este ejemplo, no se “inmatricula”, no ingresa como una finca nueva, sino que tiene su origen en una ya inscrita que inicia su andadura pero con el traslado de las cargas de la matriz de la que procede.

Inmatricular, en cambio, es hacer constar en el Registro una finca sin antecedente alguno, lo que implica que no haya estado nunca ni en todo ni en parte inscrita, pues de lo contrario estaríamos ante el fenómeno de la doble inmatriculación; la finca que accede por primera vez al Registro empieza con esta inscripción su historial y ha de ser necesariamente una inscripción del dominio de la finca. Pone de relieve la Resolución de la DGRN de 28 de junio de 2012 [j 1] que no procede la inmatriculación de una finca cuando ya está inscrita, añadiendo en el caso concreto, «siendo la parcela catastral citada en el expediente la correspondiente a una finca ya inscrita según escrito de la Gerencia Regional del Catastro».

Esta particularidad provoca dificultades a la hora de relacionar los conceptos de inmatriculación y de primera inscripción, de forma que parte de la doctrina ha llegado a entender que incluso en los casos de segregación, agrupación, etc. hay inmatriculación, (primera inscripción en este sentido sería el primer asiento de una finca, el asiento señalado con el número uno.)

La Resolución de la DGRN de 6 de septiembre de 2013 [j 2] indica que:

el sistema registral español se caracteriza por su llevanza a través de la técnica de la inscripción y folio real, de manera que se abre un folio a cada finca (cfr. artículo 273 de la LH ) «donde a partir de entonces se hacen constar las vicisitudes jurídicas de trascendencia real que afecten a las mismas, sin las cuales no son oponibles a terceros. La primera inscripción es normalmente de dominio y se denomina de inmatriculación cuando esa primera inscripción refleja su acceso por vez primera al Registro de la Propiedad».

En esa primera inmatriculación, dice la DGRN,

«la descripción de la finca ha de ser lo más completa y exacta, de modo que permita su perfecta individualización respecto de cualquier otra, dado que no debe haber dudas de que el objeto del acto o negocio jurídico recaiga sobre la finca o derecho claramente identificado».
Medios inmatriculadores en general

La LH parte de un criterio de lista cerrada.

Dice el apartado primero del art. 7 de la LH : La primera inscripción de cada finca en el Registro de la Propiedad será de dominio y se practicará con arreglo a los procedimientos regulados en el Título VI de esta Ley y el art. 198 de la LH nos habla de la inmatriculación de fincas que no estén inscritas a favor de persona alguna.

Y estos medios resultan de los artículos siguientes:

Antes de la Ley 13/2015, de 24 de junio, de Reforma de la Ley Hipotecaria había la posibilidad de inmatriculación mediante acta complementaria de título público.

Pero el actual artículo 205 de la LH existe dos títulos traslativos y el primero con un año de antigüedad. En efecto, serán inscribibles, sin necesidad de la previa inscripción y siempre que no estuvieren inscritos los mismos derechos a favor de otra persona, los títulos públicos traslativos otorgados por personas que acrediten haber adquirido la propiedad de la finca al menos un año antes de dicho otorgamiento también mediante título público, siempre que exista identidad en la descripción de la finca contenida en ambos títulos a juicio del Registrador y, en todo caso, en la descripción contenida en el título inmatriculador y la certificación catastral descriptiva y gráfica que necesariamente debe ser aportada al efecto.

Se exige:

a) identidad en la descripción de ambos títulos y además identidad entre el último título y la certificación catastral;

b) que el Registrador no tenga dudas fundadas sobre la coincidencia total o parcial de la finca cuya inmatriculación se pretende con:

  • fincas ya inscritas. Ahora bien, no puede suspenderse alegando que tiene el mismo número de calle que otra inscrita si ésta consta ya con una referencia catastral distinta de la aportada para la finca cuya inmatriculación...

Para continuar leyendo

REGÍSTRATE GRATIS