Intangibilidad de la legítima en el derecho común. Cautela socini

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

La normativa de la legítima es de Derecho necesario o cogente (ius cogens), es decir, formada por normas imperativas sustraídas a la libre disponibilidad, tanto de los legitimarios como del propio causante.

Los legitimarios, deben concurrir a la partición; así nos lo recuerda la Resolución de la DGRN de 14 de febrero de 2019 [j 1] diciendo que la especial cualidad del legitimario en nuestro Derecho común, caso de que exista en una sucesión, hace imprescindible su concurrencia para la adjudicación y partición de la herencia, a falta de persona designada por el testador para efectuar la liquidación y partición de la misma artículo 1057, párrafo primero, del Código Civil), de las que resulte que no perjudica la legítima de los herederos forzosos.

Contenido
  • 1 Intangibilidad por parte del propio causante
    • 1.1 Intangibilidad cuantitativa
    • 1.2 Intangibilidad cualitativa
  • 2 Intangibilidad por parte de los legitimarios
    • 2.1 Renuncia o transacción sobre la legítima futura
  • 3 Cautela Socini
    • 3.1 Licitud de la Cautela Socini
    • 3.2 Requisitos Cautela Socini
    • 3.3 Utilidad de la Cautela Socini
    • 3.4 Posible conflicto de intereses
  • 4 Reducción de disposiciones inoficiosas
    • 4.1 Concepto y régimen de disposiciones inoficiosas
    • 4.2 Reducción de los legados
    • 4.3 Reducción de las donaciones
  • 5 Recursos Adicionales
    • 5.1 En formularios
    • 5.2 En doctrina
  • 6 Legislación básica
  • 7 Legislación citada
  • 8 Jurisprudencia citada
Intangibilidad por parte del propio causante

Significa que se le impone necesariamente: la legítima no puede quedar al arbitrio de éste. Como señala la Sentencia nº 502/2014 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 2 de Octubre de 2014, [j 2] nuestro derecho no concede al "de cuius" una absoluta libertad en cuanto a la disposición de sus bienes por vía de testamento y por ello, entre otros, el artículo 815 del Código Civil permite ejercer la acción de complemento de legítima en los casos en que el testador no ha respetado con su disposición los derechos de los legitimarios.

En efecto, según el art. 813 del Código Civil (CC):

El testador no podrá privar a los herederos de su legítima sino en los casos expresamente determinados por la ley. Tampoco podrá imponer sobre ella gravamen, ni condición, ni sustitución de ninguna especie, salvo lo dispuesto en cuanto al usufructo de viudo y lo establecido en el artículo 808 respecto de los hijos o descendientes judicialmente incapacitados.

El segundo párrafo ha quedado redactado así por la Ley 41/2003, de 18 de noviembre, de protección patrimonial de las personas con discapacidad y de modificación del Código Civil, de la Ley de Enjuiciamiento Civil y de la Normativa Tributaria con esta finalidad.

Dice el art. 824 CC:

No podrán imponerse sobre la mejora otros gravámenes que los que se establezcan en favor de los legitimarios o sus descendientes.

Se habla siempre de intangibilidad de la legítima.

La sentencia del Tribunal Supremo de 18 de Julio de 2012 [j 3] lo expresa así:

Se distinguen dos tipos de intangibilidad de la legítima: la cuantitativa y la cualitativa. Con el segundo tipo, la ley impide al testador imponer un gravamen al legitimario, mientras que en virtud de la intangibilidad cuantitativa, se impide otorgar menos de lo que por legítima corresponda. El primer tipo está previsto en el art. 813.2 CC , y su incumplimiento produce la anulación del gravamen, mientras que el segundo se encuentra en el art. 815 CC y da lugar al complemento de la legítima. Por tanto, ninguno de estas lesiones produce la nulidad.La intangibilidad afecta al causante, que no puede ni gravar al legitimario, ni dejarle menos de lo que por legítima le corresponda y abre las acciones que éste tiene para corregir las disposiciones que le perjudican. Cuando la lesión la produce la partición, no se puede hablar de intangibilidad, sino de corrección de las operaciones particionales.

Analizamos ambos tipos:

Intangibilidad cuantitativa

El causante no puede privar de la legítima, en todo o en parte, al legitimario. Art. 813 CC . Si lo hace, éste tiene medios de exigirla, en base a:

  • La desheredación injusta.
  • La preterición.
  • La acción de suplemento de legítima. Esta última es el derecho del legitimario, ejercitable por medio de una acción, de percibir (habiendo recibido una parte de la legítima) el suplemento que sea necesario para cubrir su total cuantía. La prevé el art. 815 CC:
El heredero forzoso a quien el testador haya dejado por cualquier título menos de la legítima que le corresponda, podrá pedir el complemento de la misma.
Intangibilidad cualitativa

Se plasma en la prohibición de gravar la misma. Está recogida en los art. 813 y 824 CC, ya citados. Se refleja en la nulidad de los gravámenes, entendidos en sentido amplio (a no ser que la carga afecte a la atribución que no sea legítima), que se puede diversificar en:

  • Casos de no atribución inmediata en la legítima (imposición de una condición suspensiva, o de un término inicial, o nombrar al legitimario como fideicomisario).
  • Casos de verdaderas cargas sobre la legítima (un modo, un usufructo, un legado a cargo del legitimario, un fideicomiso quedando el legitimario como fiduciario, condición resolutoria o término final).

La STS de 6 de octubre de 2005 entiende no vulnerada la intangibilidad cualitativa de la legítima por el hecho de que el testador nombre un administrador para el bien objeto de la legítima, aún más allá de la mayoría de edad del legitimario.

Intangibilidad por parte de los legitimarios

Se prohíbe la renuncia o transacción sobre la legítima futura, estamos ante el tema siguiente.

Renuncia o transacción sobre la legítima futura

Dice el art. 816 CC:

Toda renuncia o transacción sobre la legítima futura entre el que la debe y sus herederos forzosos es nula, y éstos podrán reclamarla cuando muera aquél; pero deberán traer a colación lo que hubiesen recibido por la renuncia o transacción.

Se prohíbe, por tanto, la renuncia o transacción sobre la legitima futura. Pero si el legitimario ha renunciado o transigido, y ha percibido algo por ello, lo deberá tener en cuenta a la hora del cómputo y de la atribución de la legítima. La sanción es de nulidad, nulidad radical o absoluta. La referencia a la colación no debe entenderse en sentido técnico, sino que quiere indicar que lo recibido en compensación de la renuncia o transacción se imputa a la legítima del renunciante o de quien transigió.

Su fundamento es 1) la intangibilidad de la legítima y también 2) la prohibición de pactos sucesorios (art. 1271 CC).

Evidentemente el legitimario puede repudiar la herencia o el legado por la que se le atribuye la legítima. Es decir, puede renunciar o transigir a ella, pero siempre tras la apertura de la sucesión (muerte del causante). Y una vez percibida, desde luego, puede hacer con ella lo que quiera, pues no es más que una masa patrimonial que ya ha entrado en su patrimonio.

Cautela Socini

Es aquella por la que el testador pone al legitimario en trance de elegir entre su legítima estricta y una mayor proporción, pero gravada.

La STS de 27 de mayo de 2010 [j 4] explica que la llamada comúnmente cláusula o cautela Socini así como Gualdense (por apoyarse en un dictamen emitido por el jurisconsulto italiano del S.XVI MARIANO SOCINI GUALDENSE) o cláusula angélica (por atribuirse dicha fórmula a ÁNGELO UBALDI) es la que puede emplear el testador para, dejando al legitimario una mayor parte de la que le corresponde en la herencia por legítima estricta, gravar lo así dejado con ciertas cargas o limitaciones, advirtiendo que si el legitimario no acepta expresamente dichas cargas o limitaciones perderá lo que se le ha dejado por encima de la legítima estricta.

Licitud de la Cautela Socini

Se ha discutido su licitud:

  • En contra, se ha argumentado que impone una coacción al legitimario y además trata de conseguir indirectamente lo que no es posible obtener directamente (gravar la legítima).
  • A favor, sin embargo, está la mayoría de la doctrina...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA