Interpretación de los testamentos conforme al Código Civil

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

Interpretar una disposición testamentaria es indagar, cuando ello es necesario, la voluntad más probable del testador, mediante una labor que se puede denominar de reconstrucción, sujeta a normas muy especiales.

Contenido
  • 1 Principio general sobre la interpretación de los testamentos
  • 2 Facultad de interpretar un testamento
  • 3 Reglas de interpretación de un testamento
    • 3.1 Medios de interpretación del testamento
      • 3.1.1 Medios intrínsecos de interpretación del testamento
      • 3.1.2 Medios extrínsecos de interpretación del testamento
    • 3.2 Reglas prácticas sobre la interpretación de testamentos
  • 4 Aplicación al testamento de las normas interpretativas de los contratos
  • 5 Recursos Adicionales
    • 5.1 En formularios
    • 5.2 En doctrina
  • 6 Legislación básica
  • 7 Legislación citada
  • 8 Jurisprudencia citada
Principio general sobre la interpretación de los testamentos

Se ha hablado de indagar la voluntad más probable del testador, pero esto exige que haya expresión de la voluntad, aunque incompleta. En ocasiones, dado que el patrimonio del causante puede sufrir variaciones, circunstancias sobrevenidas pueden dar lugar a lagunas en la expresión de voluntad del testador (se cita como ejemplo, el supuesto en que un testador lega una finca determinada y esta finca es enajenada antes de su fallecimiento) o hay dudas sobre qué realmente hubiera querido el testador ante unas circunstancias sobrevenidas a la fecha de su testamento.

En palabras de la Resolución de la DGRN de 16 de marzo de 2015: [j 1] la interpretación de las cláusulas de los testamentos puede resultar dificultosa en múltiples ocasiones pues esas cláusulas pueden ser a veces oscuras, ambiguas, imprecisas, incompletas, equívocas, excesivamente rígidas o drásticas, de significado dudoso, etc., si bien, como ha recogido la jurisprudencia, la mayor parte de los testamentos se otorgan en forma abierta ante notario y hallándose el testador en condiciones normales de capacidad , por lo que la inteligencia de estas cláusulas no debería suscitar dudas ni problemas aun cuando en numerosas ocasiones son productoras de mucha jurisprudencia.

  • Pero, en todo caso, hay que tener presente que la voluntad que se trata de indagar no es la que tenía el testador cuando falleció, pues si ya había otorgado testamento pudo después modificarlo, aclararlo, etc., y si no lo hizo, la interpretación se ha de concretar a la voluntad del testador en el momento de testar.

  • Como es lógico, la interpretación se inicia una vez fallecido el testador, no antes.
  • Que la labor de interpretación no se agota inmediatamente después de la muerte del testador; cuando hay disposiciones testamentarias que se van a cumplir y aplicar con posterioridad a la muerte del testador, (pensemos, por ejemplo, en difíciles y complicadas sustituciones fideicomisarias ), será en aquél momento donde también entrará en juego la necesidad de interpretar la voluntad del testador.
  • Que debe destacarse la importancia de la actuación del Notario, empleando las palabras técnicas necesarias para evitar confusiones e interpretaciones discordantes con la voluntad del testador, sí como pensar y prever todas las posibilidades.
Facultad de interpretar un testamento

Se consideran intérpretes facultados par expresar el sentido y la voluntad querida por el testador los siguientes:

a).- El mismo testador, pero con precaución. No se admite que el testador interprete su testamento mediante notas escritas que no reúnan la condición de testamento ológrafo; pero pueden dar una orientación los testamentos anteriores, los proyectos o minutas de testamento, la partición hecha por el testador, etc.

b).- Los herederos, siempre que no haya perjuicio a terceros, pueden interpretar la voluntad del testador; así, por ejemplo si hay dos únicos herederos forzosos, ambos son instituidos herederos], pero el testador ha ordenado un legado de la casa a uno de los hijos, pueden ambos herederos entender que el testador se está refiriendo a la casa y su jardín contiguo, aunque sean dos fincas registrales; o se lega el piso, y los herederos interpretan que debe incluirse el trastero.

En la práctica, son habituales estas interpretaciones, especialmente cuando el testador se refiere a una finca rústica conocida familiarmente con un nombre, pero integrada además de la finca principal por pequeñas suertes que son fincas registrales independientes.

Por su parte, la Resolución de la DGRN de 16 de mayo de 2018 [j 2] entiende que no habiendo albacea, puede el heredero único interpretar una cláusula que contiene una simple imprecisión terminológica.

c).- El albacea-contador-partidor.

Al albacea contador-partidor , como recuerda la resolución de la DGRN de 13 de octubre de 2005, [j 3] le corresponde la interpretación de la voluntad del causante, así como la valoración de las donaciones realizadas y el análisis de su inoficiosidad, habiendo de pasarse por sus decisiones mientras no sean notoriamente contrarias a la ley o a lo dispuesto por el testador. Por tanto, el límite está claro (no ser notoriamente contrarias a la ley o a lo dispuesto por el testador); la dificultad será la aplicación al caso concreto, en determinados supuestos no del todo claros.

La citada Resolución de la DGRN de 16 de marzo de 2015 [j 4] afirma que es doctrina reiterada de este Centro Directivo que el albacea contador-partidor, además de contar y partir, tiene unas funciones de interpretación del testamento y ejecución de la voluntad del causante que van más allá de la de la estricta división del caudal. El albacea no puede realizar actos dispositivos sin consentimiento de los herederos ni contraer nuevas obligaciones, pero sí interpretar y ejecutar la voluntad del causante en las atribuciones hereditarias. Puede no sólo partir el caudal relicto entre los interesados, sino también velar por el cumplimiento y ejecución de la voluntad del causante. Y en la determinación del ámbito de actuación del albacea, se habrá que tener muy en cuenta la voluntad del causante, ley fundamental de la sucesión (cfr. artículos 675 y 902 del Código Civil) de manera que, a estos efectos, se puede equiparar la partición hecha por el contador-partidor a la hecha por el testador.

Y la Resolución de la DGRN de 30 de septiembre de 2013 [j 5] entiende que entre las FACULTADES DEL ALBACEA CONTADOR-PARTIDOR está la inclusión en el cuaderno particional de pisos concretos entregados a cada uno de los herederos en ejecución de la voluntad del causante, procedentes de una permuta de solar por obra futura y de una división horizontal existente con anterioridad a su fallecimiento (debe ser considerada como un acto meramente instrumental para llevar a cabo la partición).

d).- Los tribunales de Instancia

A estos corresponde la interpretación de las disposiciones testamentarias, cuando hay controversia.

La Sentencia nº 779/2009 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 10 de diciembre de 2009 [j 6] señala que la interpretación de los testamentos es tarea atribuida al juzgador de instancia y que solo en los casos en que exista un manifiesto error puede ser revisada en casación. Esta Sentencia cita la nº 24/1996 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 30 de Enero de 1997 [j 7] que dice que "es abrumadora la jurisprudencia acerca de que la interpretación de las cláusulas testamentarias es facultad que corresponde al Tribunal de instancia".

Reglas de interpretación de un testamento

Es fundamental el artículo 675 del Código Civil que dice:

Toda disposición testamentaria deberá entenderse en el sentido literal de sus palabras, a no ser que aparezca claramente que fue otra la voluntad del testador. En caso de duda se observará lo que aparezca más conforme a la intención del testador según el tenor del mismo testamento.
Medios de interpretación del testamento

Destaca la jurisprudencia que en el proceso interpretativo pueden utilizarse medios intrínsecos y también extrínsecos.

Medios intrínsecos de interpretación del testamento

Siguiendo el artículo 1675 CC, la interpretación ha de ajustarse al texto del testamento, pues como dice la Sentencia nº 0597 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 18 de Junio de 1994 [j 8] cuando el texto de las cláusulas es claro y expresivo y puede deducirse de su sola lectura el propósito e intención del testador, a dicho literal contexto deberá el juzgador atenerse; pero añade que es facultad, sin embargo, del mismo, si tuviese sobre el alcance de dichas cláusulas alguna duda, la de interpretarlas fijando...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS