Normas fiscales de las herencias en la legislación estatal

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

En relación a las normas fiscales en materia de herencias hay que tener en cuenta las distintas legislaciones. En este tema se analizan las normas fiscales en la legislación estatal.

Contenido
  • 1 Normativa estatal de las normas fiscales de las herencias
    • 1.1 Reducciones por parentesco
    • 1.2 Reducciones por Invalidez
    • 1.3 Reducciones por vivienda familiar
    • 1.4 Reducciones por empresa familiar
    • 1.5 Reducciones por seguros de vida
    • 1.6 Reducciones por explotación agraria prioritaria
    • 1.7 Reducción por adquisición de terrenos en suelo rústico de dedicación forestal
    • 1.8 Reducción por bienes del Patrimonio Histórico
    • 1.9 Otras reducciones
  • 2 Territorios en los que la sucesión se rige por la legislación civil común
  • 3 Supuesto de la previa liquidación de la sociedad conyugal
  • 4 Aplicable a todas las legislaciones
    • 4.1 Transmisión entre coherederos
    • 4.2 La obligación de mantener lo adquirido para hacer firme una bonificación
    • 4.3 Colaterales por afinidad
  • 5 Recursos adicionales
    • 5.1 En temas de esta Obra
    • 5.2 En doctrina
  • 6 Legislación básica
  • 7 Legislación citada
  • 8 Jurisprudencia citada
Normativa estatal de las normas fiscales de las herencias

Las reducciones previstas en la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. son:

Reducciones por parentesco

a) Grupo I. Descendientes y adoptados menores de 21 años: 15.956,87 euros más por cada año menos de 21 que tenga el causa-habiente o beneficiario: 3.990,72 euros. La reducción total por ambos conceptos no puede exceder de: 47.858,59 euros.

b) Grupo II. Descendientes y adoptados de 21 años o más, consorte, ascendientes y adoptantes: 15.956,87 Euros.

c) Grupo III. Colaterales de segundo y tercer grado, ascendientes y descendientes por afinidad: 7.993,46 Euros.

d) Adquisiciones por colaterales de cuarto grado, grados más alejados y extraños: No hay reducción.

Véase la doctrina del TS. al final del tema en el epígrafe: Un apunte final y común a todas las legislaciones.

Reducciones por Invalidez

La deducción, conforme a la redacción actual del art. 20.2 de la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, varía según el grado de invalidez sea igual o superior al 33% y inferior al 65% o superior al 65%: En el primer caso la reducción es de 47.858,59 Euros; en el segundo de 150.253,03 Euros. Se equiparan, con carácter general, con los minusválidos con grado de minusvalía igual o superior al 65 por 100, a aquellos minusválidos cuya incapacidad se declare judicialmente.

Reducciones por vivienda familiar

Reducción del 95% con el límite de reducción en este supuesto, por cada sujeto pasivo, es de 122.606,47 euros para cada sujeto pasivo. El plazo legal actual de permanencia de la vivienda en poder del adquirente por sucesión es de diez años.

Reducciones por empresa familiar

Tener en cuenta la redacción que la ley 53/2002 hizo de la letra c) del apartado 2 del artículo 20 de la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones que en esta materia, regula la reducción en la base imponible del Impuesto, en las adquisiciones mortis causa, del 95 por 100 del valor que corresponda a las Empresas individuales o negocios profesionales y participaciones en entidades a los que sea aplicable la exención del Impuesto sobre el Patrimonio, o al valor de derechos de usufructo sobre los mismos, o de derechos económicos derivados de la extinción de dicho usufructo, cuando se haga a favor de cónyuges , descendientes o adoptados de la persona fallecida y siempre que con motivo del fallecimiento se consolidara el pleno dominio en el cónyuge, descendientes o adoptados, o percibieran éstos los derechos debidos a la finalización del usufructo en forma de participaciones en la empresa, negocio o entidad afectada. Cuando no existan descendientes o adoptados, la reducción se aplica a las adquisiciones por ascendientes, adoptantes y colaterales, hasta el tercer grado y con los mismos requisitos. En todo caso, el cónyuge supérstite tiene derecho a la reducción del 95 por 100.

En este punto, conviene recordar la Resolución TEAC nº 00/1074/2005 de 14 de Diciembre de 2005 [j 1], que resuelve el caso de un agricultor jubilado, que percibía pensión, pero que era titular de una explotación agrícola que era ejercida directamente y constituía su principal fuente de renta; el tema es si cabe o no la reducción del 95% en su herencia: El Tribunal recuerda que conforme a Ley 40/1998 del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el Real Decreto 1704/1999 que regula los requisitos para la exención del Impuesto de Patrimonio, se entiende por actividad empresarial la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos, o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción y distribución de bienes y servicios; en el caso concreto, el causante declaraba los beneficios obtenidos de las fincas rústicas en el apartado de rendimientos de actividades agrícolas realizadas directamente; el percibir una pensión de jubilación no era óbice para que se pudiera ejercer la actividad de forma directa y personal según el entonces vigente artículo 165. de la derogada Ley de la Seguridad Social que en su párrafo segundo, precisando la incompatibilidad entre el percibo de una pensión de jubilación y la realización de un trabajo, establecía que no obstante lo anterior, las personas que accedan a la jubilación podrán compatibilizar el percibo de la pensión con un trabajo a tiempo parcial en los términos que reglamentariamente se establezcan». Hoy se recoge la norma en el art. 213 del Texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social. (Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre). Por todo ello, esta sentencia consideró aplicable la reducción del 95%.

A tener en cuenta la doctrina del Tribunal Supremo:

  • La Sentencia de TS, Sala 3ª, de lo Contencioso-Administrativo, 6 de Febrero de 2014 [j 2] que interpreta la norma legal sobre el valor en el sentido que se refiere exclusivamente al valor de la empresa individual, negocio profesional o participaciones en entidades y esto es independiente conceptual y realmente del valor total de la base imponible, y está compuesto por el activo que dicho valor suma o aporta a la base y el pasivo exclusivamente ligado a él, por lo que la reducción ha de practicarse sobre el valor que dicho activo fiscalmente supone, sin la minoración de conceptos, como cargas o deudas extraños a él , (como serían las deudas y gastos generales de la herencia y, dentro de ellos, la parte proporcional del total de deudas dejadas por el causante y también la parte proporcional de los gastos de entierro y funeral, entre otros.)
  • La Sentencia de TS, Sala 3ª, de lo Contencioso-Administrativo, 16 de Julio de 2015 [j 3], en recurso de casación para la unificación de doctrina,que señala que la reducción del 95% prevista en el articulo 20.2.c) de la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, relativa a las participaciones de entidades a las que sea de aplicación la exención del artículo 4.8 de la Ley 19/91, de 6 de junio, del Impuesto sobre el Patrimonio, tiene que ser calculada sobre el valor de las mismas que resulte exento del Impuesto sobre el Patrimonio (es decir, NO sobre el valor total de las participaciones adquiridas mortis causa, pues se excluyen de la bonificación los bienes no afectos a la actividad.)

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA