Repudiación de la herencia. Capacidad y forma

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

La repudiación es un negocio jurídico por el cual el llamado renuncia a la herencia, es decir a adquirir derechos.

Contenido
  • 1 Diferencia renuncia y repudiación de la herencia
  • 2 Caracteres y requisitos de la repudiació de la herencia
  • 3 Capacidad para renunciar a la herencia
  • 4 Requisito de forma para repudiar una herencia
  • 5 Ver también
  • 6 Recursos adicionales
    • 6.1 En formularios
    • 6.2 En doctrina
    • 6.3 Esquemas procesales
  • 7 Legislación básica
  • 8 Legislación citada
  • 9 Jurisprudencia citada
Diferencia renuncia y repudiación de la herencia

Ahora bien, debe diferenciarse la renuncia pura y simple, auténtica repudiación y la llamada renuncia traslativa, o sea a favor de otra persona; si hay una renuncia traslativa, ello supone aceptación y no hay transmisión del iu delationis (Sentencia nº 539/2011 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 11 de Septiembre de 2013. [j 1]

El tema se refiere a la repudiación o renuncia abdicativa. Los efectos de una y otra renuncia se analizan en el tema Efectos de la repudiación de la herencia. Renuncia abdicativa y traslativa

La repudiación supone, como dice la SAP Pontevedra 135/2018, 21 de Mayo de 2018 [j 2] su no aceptación, (que como se dirá exige manifestación expresa) no la voluntad de renunciar a lo que ya se aceptó. Ya obedezca al principio de semel heres semper heres o bien se trate de una expresa aplicación de la prohibición del venire contra factum proprio, es lo cierto que la aceptación, una vez hecha, expresa o tácitamente, es irrevocable (art. 997 CC).

Caracteres y requisitos de la repudiació de la herencia
  • La repudiación exige siempre manifestación expresa; según el artículo 1008 del Código Civil (después de la modificación del precepto por la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria) deberá hacerse ante Notario en instrumento público; la redacción anterior utilizaba las palabras instrumento público auténtico, lo que motivó discusiones al respecto, hoy sin interés, ya que el precepto habla de Notario, con lo que ha desaparecido la posibilidad anterior de renuncia ante el Juez competente o en documento privado auténtico. Es evidente que cabe la repudiación ante quien ejerza funciones notariales, es decir, ante un Cónsul español en el extranjero.
Capacidad para renunciar a la herencia

La regla general es la contenida en el artículo 992 del Código Civil:

Pueden aceptar o repudiar una herencia todos los que tienen la libre disposición de sus bienes.

Si se habla de disposición de sus bienes es que el legislador considera la aceptación o la renuncia como un acto dispositivo, o si no se quiere llamar así, que es un acto que exige los mismos requisitos que los actos de disposición. Se trata de la capacidad máxima. Y afecta a personas físicas y jurídicas.

De ahí que hay casos particulares, que limitan esta facultad de aceptar o renunciar:

Las especialidades son las siguientes:

a).- Menores de edad:

Emancipados: Se ha discutido si pueden renunciar por sí solos ya que este supuesto no se contempla en el artículo 323 CC

La emancipación habilita al menor para regir su persona y bienes como si fuera mayor; pero hasta que llegue a la mayor edad no podrá el emancipado tomar dinero a préstamo, gravar o enajenar bienes inmuebles y establecimientos mercantiles o industriales u objetos de extraordinario valor sin consentimiento de sus padres y, a falta de ambos, sin el de su curador.

Efectivamente, no está contemplado el supuesto en el citado artículo 323 CC, pero como el artículo 992 CC habla de tener la libre disposición de los bienes, debe defenderse que el menor necesitará el complemento de capacidad para renunciar.

No emancipados: exige el concurso de sus representantes legales (los titulares de la patria potestad o sólo uno si es el único titular de dicha patria potestad); si en un asunto hay intereses contrapuestos con uno de los progenitores deberá intervenir el otro y si lo es con ambos procederá nombrar un defensor judicial (artículo 163 CC). Para repudiar la herencia de menores el Código Civil exige autorización judicial (artículo 166 CC):

Los padres deberán recabar autorización judicial para repudiar la herencia o legado deferidos al hijo. Si el Juez denegase la autorización, la herencia sólo podrá ser aceptada a beneficio de inventario.

La razón de ser de esta exigencia, como pone de relieve literalmente la Sentencia del Tribunal Supremo de 22 de abril de 2012, [j 3] es que

los actos de disposición deben tener causas de utilidad justificadas y se deben realizar previa autorización judicial con audiencia del Ministerio Fiscal. La autorización judicial no es un complemento de capacidad como ocurre en la emancipación o en la curatela, sino que es un elemento del acto de disposición, puesto que los padres solos no pueden efectuarlo. Y todo ello, para obtener la protección de los intereses del menor.

b).- Sujetos a tutela:

Debe intervenir el tutor, pero se exige autorización judicial tanto para aceptar sin beneficio de inventario cualquier herencia, como para repudiar ésta o las liberalidades (artículo 271...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA