Disposición de bienes del incapacitado y adquisición a su favor

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

En el presente tema se trata de:

  • 1.- La adquisición de bienes por un incapacitado.
  • 2.- Los requisitos para la enajenación de bienes del incapacitado, con examen de la necesidad de acreditar la inversión y la posibilidad de elevación a público de contratos otorgados por el causante de un incapacitado.
  • 3. Especialidades en Aragón y Cataluña.
Contenido
  • 1 Adquisición de bienes por un incapacitado
  • 2 Disposición de bienes del incapacitado
    • 2.1 a).- La necesidad o no de subasta pública para disponer bienes del incapacitado
      • 2.1.1 Historia sobre la subasta pública de los bienes del incapacitado
      • 2.1.2 Jurisprudencia anterior sobre subasta pública en la venta de bienes del incapacitado
      • 2.1.3 Situación actual
    • 2.2 b).- La justificación de la inversión prevista en la autorización
    • 2.3 c).- Elevación a público de contrato suscrito por causante del incapacitado
  • 3 Normas en los Derechos territoriales
    • 3.1 En Aragón
    • 3.2 En Cataluña
  • 4 Recursos adicionales
    • 4.1 En formularios
    • 4.2 En doctrina
    • 4.3 Esquemas procesales
  • 5 Legislación básica
  • 6 Legislación citada
  • 7 Jurisprudencia citada
Adquisición de bienes por un incapacitado

La regla general es que el incapacitado ha de estar representado por su tutor, pero conviene distinguir:

a).- Adquisición a título gratuito

  • La adquisición puede ser por acto inter vivos, en cuyo caso, únicamente deberá evitarse la donación con cargas, ya que la aceptación de una carga exige la autorización judicial por ser un supuesto que cabe interpretar como incluido en los actos que menciona el artículo 271 del Código Civil para exigir la autorización judicial.

¿ Si la adquisición es por acto mortis causa, el citado artículo 271 del Código Civil del CC exige autorización judicial para aceptar sin beneficio de inventario cualquier herencia, o para repudiar ésta o las liberalidades.

  • La adquisición a título oneroso parece a primera vista que no ofrece ninguna dificultad.

Prácticamente toda la doctrina tiene claro que el tutor no necesita autorización judicial para comprar bienes a favor del sometido a tutela. Algún autor se lo ha planteado, si entendiéramos que comprar es un acto de disposición, ya que se dispone de patrimonio del incapacitado, pero la Resolución de la DGRN de 21 de febrero de 2.004 [j 1], que luego comentamos dice:

los padres, como representantes legales de sus hijos y administradores de sus bienes pueden, sin autorización judicial, realizar actos de aplicación de dinero o capitales de los sometidos a su patria potestad en la adquisición de bienes inmuebles, aún cuando éstos se hallen gravados, se someta a determinada condición o limitación el ingreso del bien o se constituya el gravamen simultáneamente para garantizar el precio aplazado de la adquisición .Doctrina que es aplicable al caso de la Tutela.

Para completar este punto nos remitimos al tema Compra e hipoteca simultánea por tutor en esta misma Obra.

Disposición de bienes del incapacitado

Tres temas a analizar:

a).- La necesidad o no de subasta pública para disponer bienes del incapacitado

No hay duda que se precisa autorización judicial para enajenar bienes de un incapacitado.

Pero: ¿es necesaria la subasta pública?

  • En primer lugar conviene aclarar que no hay duda alguna en que no se precisa la subasta pública para enajenar bienes de menores de edad , sujetos a la patria potestad; y lo mismo diremos si se trata de patria potestad prorrogada.
  • En los casos de auténtico tutor, con incapacitación que impide enajenar bienes, la doctrina ha venido dudando sobre la necesidad o no de subasta pública.
Historia sobre la subasta pública de los bienes del incapacitado

El art. 272 del Código Civil (CC) anterior a la Ley de 1.983 expresamente establecía subasta pública.

En el año 1983, por la Ley 13/1983, de 24 de octubre se redacta el nuevo art. 272 CC y desaparece la necesidad de subasta pública y sólo se exige autorización judicial; pero la antigua Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC) exigía la subasta pública.

A partir de 1983, con base a la nueva redacción del CC la doctrina empieza a dudar, dada la colisión entre la LEC y el CC y parece que la opinión mayoritaria decide que no se precisa.

El problema lo crea la reforma del art. 2015 LEC según redacción de 29 de mayo de 1989 que introduce algunas modificaciones en el art. 2015 , pero mantiene en lo sustancial la redacción anterior. En efecto dice dicho art. 2015 LEC (dentro del título XI. « De la enajenación de bienes de menores e incapacitados y transacción acerca de sus derechos» ) :

La autorización se concederá en todo caso bajo la condición de haberse de ejecutar la venta en pública subasta, y previo avalúo si se tratare de derechos de todas clases, excepto el de suscripción preferente de acciones, bienes inmuebles, establecimientos mercantiles e industriales, objetos preciosos y valores mobiliarios que no coticen en Bolsa. Exceptúase de esta regla las ventas hechas por el padre o la madre con patria potestad. Estos podrán realizarla sin otro requisito que el de haber obtenido previamente la autorización judicial.

Ahí nació el problema: el art. 2015 LEC posterior a la reforma del art. 272 CC insistió en la necesidad de la subasta. Y la doctrina empieza a dudar.

Y llegó la Ley 1/2000,de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil que dejó vigente la antigua en materia de Jurisdicción Voluntaria, con lo que se estaba ante el mismo problema. Mas no es así: la propia Exposición de Motivos manifiesta desconfianza en la tradicional subasta pública indicando en el apartado XVII que:

la ley abre camino a vías de enajenación forzosa alternativas, se abre la posibilidad de que, a instancia del ejecutante o con su conformidad, el Juez acuerde que el bien se enajene por persona o entidad especializada, al margen, por tanto de la subasta judicial.
Y el art. 636 LEC regula la realización de bienes y derechos no comprendidos en los artículos anteriores y si el Tribunal lo aprueba admite la posibilidad de enajenación por medio de persona o entidad especializada.

Con ello se volvió a una situación que podríamos inicialmente llamar dudosa: el art. 2015 LEC estaba ahí; la Nueva LEC en su art. 636 abrió una posibilidad sin expresa referencia a ventas de bienes de incapacitados (está hablando de embargados, ejecutante, etc.).

Jurisprudencia anterior sobre subasta pública en la venta de bienes del incapacitado

* 1) Anterior a la nueva LEC

Hemos hallado la siguiente:

  • Auto del Presidente del TSJ de Aragón de 17 de marzo de 1.993:

Tema : El Notario de Castellote autoriza una venta en la que comparece el marido de una incapacitada, de quien es privativo el bien, para renunciar en nombre propio al derecho expectante de viudedad y como tutor para vender, habiendo obtenido una autorización judicial para vender (sin indicar cómo).

El Registrador deniega la inscripción entendiendo que se exige pública subasta ( art. 2015 LEC ).

El Presidente del T.S. de Justicia de Aragón menciona las disfunciones existentes en las remisiones hechas por leyes procesales a las materiales, imputables a la pereza del legislador y con base a la reforma del art. 272 CC de 24 de octubre de 1983, que es ley posterior derogatoria de la anterior en lo que sean incompatibles, decide que no se precisa la subasta pública.

Tema : Se autoriza una escritura en la que una señora, como representante voluntario de su padre y tutor de su madre incapacitada vende una finca ganancial ; la venta está autorizada por el Juez de Primera Instancia con las prevenciones correspondientes de los artículos 2015 y ss LEC . El Notario autoriza la venta sin haber habido subasta pública.

El Registrador de la Propiedad deniega la inscripción por faltar la pública subasta exigida por el art. 2015 LEC

El Notario hábilmente diferencia dos casos : a ) la venta de un bien del incapacitado para el que se precisaría autorización judicial. b ) la venta de un bien ganancial por un cónyuge, que si bien exige el consentimiento del otro consorte, puede suplirlo el Juez de modo que éste, al autorizar la venta del bien ganancial,...

Para continuar leyendo

REGÍSTRATE GRATIS