Sucesión paccionada en Galicia

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

La Ley 4/1995 de 24 de mayo regulaba el derecho Civil de Galicia. En la actualidad rige la Ley 2/2006 de 14 de junio de Derecho Civil de Galicia

Conforme a su art. 4 se aplica en el territorio de la Comunidad Autónoma, aplicándose las reglas del Código Civil (CC) sobre vecindad. En materia de sucesión paccionada en Galicia hay que tener en cuenta las siguientes reglas generales.

Contenido
  • 1 Supuestos de pactos sucesorios
  • 2 Normas generales de los pactos sucesorios en Galicia
  • 3 Pactos sucesorios regulados por la Ley 2/2006 de Derecho Civil de Galicia
    • 3.1 Apartación como un pacto sucesorio regulado por la Ley 2/2006
      • 3.1.1 Apartación y su tratamiento fiscal
    • 3.2 Pacto de Mejora regulado por la Ley 2/2006
      • 3.2.1 Definición pacto de mejora
      • 3.2.2 Forma de entrega
      • 3.2.3 Reglas aplicables al pacto de mejora
      • 3.2.4 Ineficacia de los pactos de mejora
      • 3.2.5 Tema Fiscal aplicable en la sucesión paccionada en Galicia
    • 3.3 Petrucios o mejora de labrar y poseer
      • 3.3.1 Concepto y caracteres de los petrucios o mejoras de labrar y poseer
      • 3.3.2 Ineficacia
      • 3.3.3 Supuesto de premoriencia del mejorado
  • 4 Ver también
  • 5 Recursos adicionales
    • 5.1 En Formularios
    • 5.2 En doctrina
  • 6 Legislación básica
  • 7 Legislación citada
  • 8 Jurisprudencia citada
Supuestos de pactos sucesorios

El art. 209 de la Ley 2/2006, Ley de Derecho Civil de Galicia dice que, sin perjuicio de los que fueran admisibles conforme al derecho, de acuerdo con la presente ley son pactos sucesorios :

1.º Los de mejora .

2.º Los de apartación.

Por tanto, se hace una remisión a los pactos que fueran admisibles conforme al derecho, lo que plantea determinar a qué pactos se refiere:

  • algunos autores defienden que en Galicia hay un numerus apertus en esta materia y que serían admisible todo tipo de pacto.
  • Sin embargo, parece que lo lógico es entender que se refiere:

Y el Código Civil admite, frente al criterio general en contra, algún supuesto de pacto sucesorio, como la delegación de las facultades de ordenación de la sucesión por el causante, la promesa de mejorar o no mejorar y la mejora irrevocable, la donación propter nuptias de bienes futuros hecha en capitulaciones matrimoniales antenupciales y también se cita, por su similitud con lo pactos sucesorios, los seguros de vida para el caso de muerte del asegurado, y los pactos sobre la continuación y sucesión de una sociedad civil.

La Ley de Derecho Civil de Galicia , además de los de mejora y apartación, menciona en Capítulo distinto al dedicado a los pactos sucesorios al pacto de los cónyuges por el que se convenga la atribución unilateral o recíproca del usufructo sobre la totalidad o parte de la herencia, discutiéndose si es un pacto sucesorio ya que se regula en capítulo distinto y no se menciona en los supuestos del art. 209. o simplemente que este usufructo se podrá otorgar en pacto sucesorio o en testamento.

Puede verse el tema El usufructo del cónyuge viudo en Galicia .

En dicho tema se indica que se plantea la Resolución de la DGRN de 5 de abril de 2016 [j 1] si es inscribible un pacto por el que unos cónyuges calificando el negocio que celebran como pacto sucesorio, pactan la atribución recíproca del usufructo vitalicio sobre el derecho que a cada uno de ellos corresponde en unos bienes gananciales. Y la DGRN entiende que este pacto no es una donación inter vivos post mortem (inscribible en el Registro), que no hay transmisión inmediata de un derecho (ya que ambos otorgantes siguen siendo dueños plenos de los bienes gananciales de que se trata), sino la creación de una expectativa jurídica a favor del beneficiado. Y, precisamente porque lo califican como pacto sucesorio, es clara su voluntad de que (al margen de que pueda o no considerarse que el usufructo convencional del cónyuge viudo regulado en los artículos 228 y siguientes de la Ley 2/2006 constituya para el legislador un pacto sucesorio) las facultades dispositivas inter vivos del concedente no queden limitadas. Por tanto, concluye la DGRN que al producir sus efectos y, por ende, transmitir el derecho real sobre los bienes, a la muerte del donante, no puede acceder al Registro.

Normas generales de los pactos sucesorios en Galicia

Sujetos: art. 210, Ley 2/2006:

Sólo pueden otorgar pactos sucesorios las personas mayores de edad con plena capacidad de obrar.

Naturalmente, han de ostentar vecindad civil gallega el otorgante del pacto y el beneficiario si concurre.

Una especialidad gallega es la posibilidad prevista en el art. 212, Ley 2/2006, precepto que admite el otorgamiento de los pactos sucesorios por poder que, teniendo carácter especial, contenga los elementos esenciales del negocio sucesorio.

Forma: art. 211, Ley 2/2006:

Los pactos sucesorios habrán de ser otorgados en escritura pública. En otro caso el pacto no producirá efecto alguno.

Por tanto, se trata de un requisito de forma ad solemnitatem.

Regla interpretativa: art. 213, Ley 2/2006:

Las estipulaciones contenidas en los pactos de mejora que hagan referencia explícita a instituciones consuetudinarias gallegas, como la casa, el casamiento para casa, la mejora de labrar y poseer, la compañía familiar o cualquier otra, habrán de ser interpretadas conforme a los usos y costumbres locales.
Pactos sucesorios regulados por la Ley 2/2006 de Derecho Civil de Galicia Apartación como un pacto sucesorio regulado por la Ley 2/2006
  • El art. 224, Ley 2/2006 contempla la apartación como una adjudicación, en vida del adjudicante, de bienes de éste a un legitimario suyo (de ascendiente a descendiente; de descendiente a ascendiente; al consorte).

Algún autor prefiere utilizar la expresión apartamiento.

  • El legitimario y su linaje con lo recibido queda excluido de su condición de legitimario con carácter definitivo, por tanto es un verdadero pacto sucesorio de renuncia a legítima futura (especialidad frente al derecho del CC).

Así, dice el art. 224, Ley 2/2006:

Por la apartación quien tenga la condición de legitimario si se abriera la sucesión en el momento en que se formaliza el pacto queda excluido de modo irrevocable, por sí y su linaje, de la condición de heredero forzoso en la herencia del apartante, a cambio de los bienes concretos que le sean adjudicados.

Obsérvese que se indica que el tenga la condición de legitimario y su linaje queda excluido; hay algún autor que, en la ley anterior, defendió que la apartación sólo vinculaba al apartado, pero que si no llegaba a ser legitimario (ejemplo, por premoriencia) sus descendientes tendrían derecho a la legítima.

  • La apartación, según la ley, vincula al apartado y a sus sucesores y legitimarios.
  • Se precisa plena capacidad de disposición de los intervinientes y escritura pública.
Podrá válidamente pactarse que el legitimario quede excluido no sólo de la condición de heredero forzoso, sino también del llamamiento intestado.
Salvo dispensa expresa del apartante, lo dado en apartación habrá de traerse a colación si el apartado o sus descendientes concurrieran en la sucesión con otros legitimarios.
  • Frente a anteriores tesis doctrinales, la nueva legislación expresamente admite el otorgamiento de los pactos sucesorios por poder que, teniendo carácter especial, contenga los elementos esenciales del negocio sucesorio.
  • Algún autor critica esta institución dado que podría ser un sistema de defraudar las legítimas de los no apartados, pero situado en este punto, el fraude y la malicia pueden estar surgir en todos los órdenes de la vida y llevando las cosas al extremo, no cabría nunca una donación por quien en vida tiene herederos forzosos.

La Sentencia nº 509/1999 de AP Pontevedra, 22 de Septiembre de 1999 [j 2] analiza la naturaleza jurídica de esta figura y su relación con el supuesto el art. 54 de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos (L.A.U), diciendo:

Se trata de un negocio jurídico inter-vivos de disposición a titulo gratuito, sin embargo, no se trata de una donación. No podemos olvidar, que se encuentra regulado dentro del derecho sucesorio, y aplicar aquí las reglas del art. 54, L.A.U. sería tanto como prohibir a una persona disponer de sus bienes hereditarios como quiera.
La apartación determina la exclusión del apartado como posible legitimario futuro del apartante, y en tal sentido y sólo en éste, es un pacto sucesorio (un contrato sobre la herencia futura, prohibido por el art. 1271, CC se supone, además una excepción al principio de intangibilidad de la legítima y a la prohibición de la renuncia o transacción sobre ella (art. 816, CC).

Es un negocio jurídico puro.

Todos los caracteres indicados hacen que esta figura sea un tipo "sui generis", que no se puede entender como una donación imputable a una hipotética legitima.

Como es lógico, no puede impugnarse por un legitimario una apartación a otro por ser la finca donada el único bien relicto; no debe confundirse derecho a la reducción de la apartación con una desheredación. (Sentencia nº 5/2017 de TSJ Galicia (A Coruña), Sala de lo Civil y Penal, 26 de Enero de 2017). [j 3]

Apartación y su tratamiento fiscal
  • Por lo que respecta al impuesto de Sucesiones:

Dado que esta figura supone un indudable pacto sucesorio, tiene interés plantearse la cuestión de si a la apartación le son aplicables las reducciones y bonificaciones previstas en las transmisiones mortis causa (base imponible, base liquidable, reducción por vivienda familiar, invalidez, etc.)

La administración sólo aplicaba las reducciones por parentesco, invalidez, vivienda habitual, con ocasión de las herencias y legados, y por tanto en la atribución y pago de legítima cuando ya ha fallecido el causante.

Pero no es ésta la solución dada por la Resolución de la Dirección General de Tributos en consulta vinculante...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA