Derecho de transmisión frente a la sustitución vulgar y el derecho de acrecer según el Código Civil

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

Se analiza el tema de una sucesión hereditaria en la que el heredero nombrado en primer lugar fallece sin aceptar ni repudiar la herencia, existiendo un sustituto vulgar del heredero.

Ello nos obliga a una notas sobre el derecho de transmisión, la sustitución vulgar y el derecho de acrecer.

Contenido
  • 1 Derecho de transmisión
  • 2 Sustitución vulgar
    • 2.1 Tema Práctico sobre la transmisión y sustitución vulgar
    • 2.2 Conclusiones sobre el derecho de transmisión frente a la sustitución vulgar y el derecho de acrecer
  • 3 Tema jurídico y fiscal: las dos teorías sobre el derecho de transmisión
  • 4 Ver también
  • 5 Recursos Adicionales
    • 5.1 En formularios
    • 5.2 En doctrina
  • 6 Legislación básica
  • 7 Legislación citada
  • 8 Jurisprudencia citada
Derecho de transmisión

Fallecida una persona, hay una/s persona/s llamadas a suceder; sea por testamento o por la ley (sucesión intestada).

Este llamamiento se denomina ius delationis.

Si el titular de este derecho, o sea el llamado a la herencia, fallece sin haber llegado a aceptar o repudiar la herencia, transmite el ius delationis a sus propios herederos.

El Código Civil (CC) recoge el ius transmissionis en su art. 1006 CC que dice:

Por muerte del heredero sin aceptar ni repudiar la herencia pasará a los suyos el mismo derecho que él tenía.

En concreto, no transmiten derecho alguno a sus herederos:

  • El que premuere al testador.
  • El incapaz para heredar.
  • El heredero sujeto a condición que muere con anterioridad al cumplimiento de la misma (art. 759 CC).
  • El desheredado con justa causa.

A su vez estas reglas se excepcionan en el caso de incapacidad y desheredación ya que los hijos del incapacitado o desheredado conservan sus derechos respecto a la legítima (arts. 766, 761 y 857).

Tenemos, en el caso de transmisión, a las siguientes personas :

  • Primer causante. Es la primera herencia deferida y no aceptada ni repudiada.
  • Segundo causante o transmitente del ius delationis. Es aquél llamado a la herencia del primer causante, pero que fallece sin haberla aceptado ni repudiado, y, por ello, transmite a sus herederos el derecho a aceptar o repudiar la herencia del primer causante.
  • Adquirente del ius delationis, llamado transmisario. Es el heredero del segundo causante, que al aceptar la herencia de éste, en ella se contiene el derecho a aceptar la herencia del primer causante. Es el heredero del transmitente, sea heredero testamentario o abintestato.

El tema que ahora interesa es que determinar, cuando el transmisario repudia la herencia del primer causante, si queda vacante toda la herencia si era heredero único o queda vacante una porción de herencia si hay varios herederos. Para este caso: habrá que aplicar las reglas generales: primero aplicar la sustitución vulgar (si está prevista), en su defecto se aplicará el derecho de acrecer (si se dan sus presupuestos) y, en último término, procederá la apertura de la sucesión intestada.

Ello nos lleva a la sustitución vulgar y al derecho de acrecer.

Sustitución vulgar

La sustitución vulgar puede definirse como el nombramiento de un segundo o ulterior heredero para el caso de que el primer instituido no llegue a serlo, para el caso que no pueda o no quiera.

El concepto legal viene determinado por el art. 774 CC:

Puede el testador sustituir una o más personas al heredero o herederos instituidos para el caso en que mueran antes que él, o no quieran, o no puedan aceptar la herencia. La sustitución simple, y sin expresión de casos, comprende los tres expresados en el párrafo anterior, a menos que el testador haya dispuesto lo contrario.

Por definición la sustitución vulgar sólo se da en la sucesión testada. Y no hay duda que opera en el caso de renuncia del primer llamado.

Tema Práctico sobre la transmisión y sustitución vulgar

Transmisión y sustitución vulgar

Ahora bien, si el llamado a la herencia fallece sin aceptar ni repudiar la renuncia y hay un sustituto vulgar, ¿tendrá preferencia el derecho de transmisión o la tendrá el sustituto vulgar?.

A simple vista, la pregunta puede sorprender, ya que se da por sentado que el sustituto no entra en juego mientras no haya una premoriencia del primer heredero o éste o sus herederos a quienes haya transmitido su derecho, la renuncien.

Pero la cuestión exige un pequeño análisis:

Podría defenderse que si el testador ordenó una sustitución vulgar, es que deseaba que antes de operar el derecho de transmisión entrase en juego la sustitución vulgar. Veamos un ejemplo: Don Antonio tiene un hijo llamado Pedro; está casado con Bernarda, de cuyo matrimonio no hay hijos, pero Bernarda los ha tenido con anterioridad. Antonio nombra heredera a Bernarda y la sustituye por la vulgar por Pedro (el hijo del testador); fallece Antonio, su viuda vive 30 años más y fallecer sin aceptar ni repudiar la herencia; sus herederos testamentarios o legales son los hijos de Bernarda; la voluntad de Antonio era que Bernarda heredara, pero ¿era también su voluntad que si Bernarda falleciere después que Antonio sin aceptar la herencia, transmitiera el derecho a hijos de su esposa? O Antonio deseaba que entrase en juego antes la sustitución vulgar a favor de su propio hijo?.

Bien, todo esto serán elucubraciones pero la norma está clara; en el caso propuesto, o el Antonio acepta las reglas de juego (que su esposa pueda dejar y deje a sus propios hijos el patrimonio de Antonio) o si desea evitarlo, debe hacer entrar en juego el usufructo con facultad de disponer por actos inter vivos, o la sustitución fideicomisaria o incluso la preventiva de residuo.

La misma solución es aplicable a Cataluña, como dictamina la Resolución de 25 de noviembre de 2005 [j 1] de la Dirección General de Derecho y Entidades Jurídicas.

Véase en este sentido, la SAP Barcelona de 10 de noviembre de 2.009. [j 2]

Conclusiones sobre el derecho de transmisión frente a la sustitución vulgar y el derecho de acrecer

a).- Sucesión intestada:

No opera el derecho de acrecer, ya que no hay llamados; no opera la sustitución vulgar, ya que ésta implica también un llamamiento...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS