Colación e imputación de las donaciones en derecho común y catalán

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

La colación de bienes supone la obligación de los herederos forzosos, cuando son dos o más los concurrentes a la sucesión, de traer a la masa hereditaria todas las liberalidades que recibieron del causante en vida de éste, formando una nueva masa que se distribuirá igualitariamente entre aquellos.

Como cita la STS 7 de noviembre de 2006 [j 1]:

La finalidad de la colación es, pues, alcanzar la igualdad de trato entre los herederos forzosos respecto de las atribuciones patrimoniales que el causante hubiere efectuado en su favor, "inter vivos o mortis causa" sin más discriminaciones que las claramente queridas por aquel (STS 6-1-33).

Se hace referencia al tema de la colación e imputación de las donaciones en derecho común y catalán.

Contenido
  • 1 Derecho Común
  • 2 Colación e imputación de donaciones en Cataluña
    • 2.1 Antes de la muerte del causante
      • 2.1.1 Requisitos
      • 2.1.2 Efectos
    • 2.2 Después de la muerte del causante
  • 3 Recursos adicionales
    • 3.1 En formularios
    • 3.2 En doctrina
  • 4 Legislación básica
  • 5 Legislación citada
  • 6 Jurisprudencia citada
Derecho Común

Los temas de imputación, computación y colación están entrelazados entre sí; la colación es propiamente un tema de legítima, cuando hay más de un legitimario; ya el TS decía en sentencia de 9 de julio de 1978 dijo que ?la colación de bienes es una operación previa a la partición de la herencia y por ella hay que entender «la agregación numérica que haya de hacer a la herencia del valor de todas las donaciones hechas por el causante a los efectos de señalar las legítimas y para averiguar si son inoficiosas.»

En Derecho común, en principio, toda donación inter vivos a un heredero forzoso es imputable a legítima y colacionable en la partición, conforme a los arts.1035 y 819 del Código Civil (CC).

Es de advertir que el art. 1036, CC permite al donante que pueda dispensar al donatario de la obligación de colacionar; operará, pues, la colación si no ha sido excluida por el donante y hay concurrencia de herederos forzosos. Ahora bien, la dispensa de colación no significa que se haya de prescindir de ella en el inventario para imputarla donde corresponda: la STS de 19 de mayo de 2008 [j 2] dice que:

El art. 1036, CC lo que ordena, en consonancia con el carácter imperativo de las normas sobre las legítimas, es que se reduzca la donación, no que toda ella sea colacionable. Salvaguardada la legítima de otros herederos forzoso, y si quedare algún resto, sobre él ha de recaer la dispensa de colación porque nada hay que proteger imperativamente. Por tanto, si hubiese inoficiosidad y dispensa de colación, el donatario ha de ver reducida la donación solamente en la medida necesaria para el pago de las legítimas lesionadas.

También debe recordarse que si el heredero forzoso renuncia a la herencia no habrá colación de lo a él donado (sin perjuicio de que deba tenerse en cuenta a efectos del cálculo de la legítima art. 818, CC e incluso pueda ser reducible por inoficiosa) (art. 636, CC ).

Concluir que en el Derecho común la donación a un heredero forzoso es imputable en primer lugar a legítima futura y para que se imputen a la mejora el donante debe declararlo de manera expresa (art. 825, CC), y que no se admite la renuncia o transacción sobre legítima futura...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS