Sustitución fideicomisaria de residuo

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

El fideicomisos de residuo da lugar a diversos problemas de interpretación.

Contenido
  • 1 Concepto del fideicomiso de residuo
  • 2 Fideicomiso de residuo y sustitución vulgar
  • 3 Facultades del fiduciario
  • 4 Premoriencia del fideicomisario
  • 5 Recursos Adicionales
    • 5.1 En doctrina
  • 6 Legislación básica
  • 7 Legislación citada
  • 8 Jurisprudencia citada
Concepto del fideicomiso de residuo

El fideicomiso de residuo en su modalidad de sustitución preventiva de residuo que como dice la Resolución de la DGRN de 26 de junio de 2017) [j 1] no tiene una regulación específica en el Código Civil, pero la doctrina y la jurisprudencia lo han configurado de una forma ciertamente suficiente para su entendimiento y aplicación. Según estas, en la sustitución preventiva de residuo, el fiduciario puede disponer libremente tanto por actos «inter-vivos» como «mortis-causa», por lo que es un verdadero heredero que no tiene limitada ninguna de sus facultades y sólo cuando no haya dispuesto de todos los bienes hereditarios en una y otra forma podrán tener derecho a dichos bienes, los sustitutos instituidos, puesto que la finalidad de esta sustitución es solamente evitar que la herencia pueda quedar sin titular al morir el heredero o legatario sin haber otorgado testamento y abriéndose la sucesión intestada.

Pero son diversos los supuestos que pueden darse, existiendo además una modalidad de esta sustitución llamada sustitución preventiva de residuo.

Para entenderlo, hay que partir del siguiente hecho:

Al testador que nombra heredero u ordena un legado puede preocuparle el destino futuro de lo dispuesto; más claro: nombro heredero a mi hijo (o le lego una/s finca/s), pero puede preocuparme qué pasará si esta persona a la que nombro heredero o le dejo una/s finca/s faltase un día.

Si me preocupa, tengo, entre otras, las siguientes distintas posibilidades (llamando, para entendernos, B o beneficiario a la persona que nombro heredero o le lego bienes y llamando tercero o C , la persona que, en su caso, después de B recibirá lo que a éste he legado o dejado por herencia):

a)- Ordenar que al fallecer B (el beneficiario): pase necesariamente lo dejado a otra persona ( C) (sustitución fideicomisaria pura).

b)- Ordenar que al fallecer B , si no ha dejado hijos u impongo otra condición que no se cumpla, pase a otra persona (C) (sustitución fideicomisaria condicional), de forma que si, en el ejemplo, mi hijo no tiene hijos, pasará lo recibido a otro u otros.

c)- Ordenar que sólo pasará a otra persona lo donado, legado, o recibido a título de heredero, según el margen de disposición que se conceda al beneficiario, pudiendo ordenar:

c.1)- Pasará a un tercero ( C) si B no dispone de los bienes, ni en vida ni por actos mortis causa (testamento, heredamiento, etc).

c.2)-Pasará a un tercero (C) sólo si B no dispone en vida (y en la forma que le permita); pero no permito a B disponer por testamento o por otras formas.

Hay muchas variantes, (depende de la redacción, de la voluntad del testador, hay además varias previsiones legales) pero los casos c1 y c2 son los que ahora más interesan:

Si la persona beneficiaria de la herencia o del legado, (persona que llamamos B ) puede disponer de lo recibido  tanto por actos inter vivos (compra, permuta, donación) como por actos mortis causa (testamento, donación mortis causa, heredamiento, etc.) estaremos ante la sustitución preventiva de residuo ; esa persona que recibiría el bien (que llamamos C ), si el beneficiario  no dispone, nada recibirá si hay una disposición de B en vida (se ha vendido la finca o ha hecho, por ejemplo, testamento); ha sido una simple previsión, cuya única finalidad era evitar que alguien que no deseo (o no conozco) reciba el bien si fallece abintestato el beneficiario del bien y para ello he nombrado a C.

Si la persona beneficiaria de la herencia o el legado, (el citado como B ) puede disponer de lo recibido, pero sólo por actos inter vivos , estaremos ante el fideicomiso de residuo normal ; he permitido a quien dejo el bien que, en vida, lo pueda enajenar (puede haber variantes: sólo a título oneroso, sólo a título gratuito, por ambos títulos, con el consentimiento de alguien, etc.), pero no le permito ni quiero que al fallecer pase ese bien o bienes a quien él designe o a quien le sucedería como heredero abintestato; quiero, en tal caso, que el bien pase a C .

En la sustitución preventiva de residuo, (a veces mencionada como modalidad de la sustitución fideicomisaria de residuo) como hemos dicho, el simple hecho de que B haga testamento o disponga en vida, impide que el bien o bienes pasen a C. Y este simple hecho supone que haya hecho testamento, aunque no disponga expresamente (salvo así disponerlo el que ordena la sustitución) de los bienes recibidos o no diga que hace uso de esa facultad dispositiva; más aún, aunque se trate de dos testamentos, otorgados el mismo día, por ejemplo, por unos consortes; véase la argumentación de la Resolución de la DGRN de 26 de junio de 2017 [j 2] que declara:

la sustitución preventiva de residuo establecida por ambos cónyuges en testamentos coetáneos, se debe interpretar en el sentido de que la voluntad de los testadores es que el hecho de que los testamentos de los dos esposos sean idénticos, de la misma fecha y ante el mismo notario, permite interpretar que la verdadera voluntad de ellos era la de hacer prevalecer la voluntad de su cónyuge frente a cualquier sustitución de residuo. Sólo cabe interpretar la voluntad del causante en el concepto de preventiva, en el caso de una posible invalidez o ineficacia de la llamada testamentaria, o renuncia o incapacidad para suceder de todos los llamados, lo que no se ha producido.

En el normal 'fideicomiso de residuo aunque B haga testamento, si en vida no ha enajenado el bien o bienes (en la forma permitida), los que queden pasarán al nombrado C.

Fideicomiso de residuo y sustitución vulgar

El problema que ahora se plantea es el siguiente: Si un testador nombra heredero a A, y ordena una sustitución fideicomisaria de residuo a favor de B y C, ¿qué ocurre si el heredero A premuere o renuncia?. En el supuesto que se plantea no hay una expresa sustitución vulgar y se trata de que A es primer heredero único nombrado.

Hay dos tesis :

  • Como en el caso propuesto no está prevista la sustitución vulgar, no hay heredero, al haber premuerto el único nombrado, debe abrirse la sucesión intestada y los fideicomisarios de residuo B y C no recibirán nada del causante. Una variante de esta tesis, en el caso de haber dos o más herederos, es que la premoriencia de uno, daría entrada al derecho de acrecer a favor de los coherederos restantes.
  • Efectivamente, no hay una sustitución vulgar expresa; está claro que la voluntad del testador es que si A hereda el remanente que deje al fallecer pase a B y C, pero también es voluntad del testador que en caso de que A no llegue a heredar, con preferencia a los herederos abintestato, sean herederos los fideicomisarios de residuo nombrados: B y C.; es decir, los sustitutos fideicomisarios de residuo serán también sustitutos vulgares del heredero. En la misma línea, si hubiere más de un heredero, la parte del heredero que no llegue a serlo pasaría a los fideicomisarios de residuo, no acreciendo a los coherederos.

El tema lo trata la Resolución de la DGRN de 17 de Septiembre de 2003 [j 3] y por la extensión de la argumentación conviene una lectura pausada de su doctrina.

Hechos: Fallece una persona en estado de casada, careciendo de ascendientes y descendientes, bajo testamento abierto en el que estableció lo siguiente: en su cláusula primera instituyó único y universal heredero de todo sus bienes, derechos y acciones, en pleno dominio, a su esposo (llamaremos Z ) y en su cláusula segunda dispuso que si el heredero instituido le premoría, no quería o no podía heredar, o si al fallecimiento del mismo quedaren bienes procedentes de su herencia por no haber dispuesto de ellos, para este caso, instituye herederos a sus dos hermanos, doña .. y don .. y a sus sobrinos carnales don .., doña ...., doña .... y don ...., hijos de su difunta hermana en la proporción de una tercera parte para cada uno de los expresados hermanos y una tercera parte, por partes iguales, para sus cuatro sobrinos en representación de su difunta madre, sustituyéndoles vulgarmente por la estirpe de sus descendientes. Obsérvese que aquí si había previsión de sustitutos vulgares, por lo que este testamento no tiene el problema que se estudia.

El viudo ( Z) fallece sin ascendientes y descendientes, bajo testamento abierto por el que instituía heredera universal de todos sus bienes, derechos, créditos y acciones con facultad de disponer libremente de lo que heredare, por actos intervivos, ya sean onerosos o gratuitos a su esposa y en el residuo, si algo queda, instituyó herederos legales fideicomisarios, por partes iguales, a dos sobrinos, (diremos A y B) con sustitución vulgar a favor de sus...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA