Matrimonio civil

Autor:Manuel Faus y Barbara Ariño
Cargo del Autor:Notario y Abogada
 
EXTRACTO GRATUITO

La celebración del matrimonio generalmente tiene lugar en forma solemne a través del cumplimiento de determinadas formalidades, ante una autoridad pública y ante la presencia de testigos.

En este tema se exponen las principales formalidades para contraer matrimonio en forma civil, con especial mención a las novedades introducidas por Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria (LJV).

Se divide el tema en dos partes: según se trate de matrimonio civil antes o después del 30 de junio de 2.020.

Contenido
  • 1 A).- Normas hasta el 29 de junio de 2.020, inclusive
    • 1.1 Expediente previo a la celebración del matrimonio
      • 1.1.1 Competencia para instruir el expediente previo
      • 1.1.2 Etapas del expediente
  • 2 B). Normas de la Ley del Registro Civil, a partir del 30 de junio de 2.020
    • 2.1 Expediente
    • 2.2 Funcionario competente para celebrar el matrimonio
    • 2.3 Hijos anteriores
    • 2.4 Documentación del matrimonio
    • 2.5 Matrimonio fuera de España
  • 3 Recursos adicionales
    • 3.1 En formularios
    • 3.2 En doctrina
  • 4 Legislación básica
  • 5 Legislación citada
  • 6 Jurisprudencia citada
A).- Normas hasta el 29 de junio de 2.020, inclusive Expediente previo a la celebración del matrimonio

Señala el artículo 56 del Código Civil (CC) que las personas que deseen contraer matrimonio, deberán acreditar previamente, en expediente tramitado conforme con la legislación del Registro Civil, que reúnen los requisitos de capacidad establecidos en el Código Civil. Por tanto, antes de la celebración del matrimonio deberá tramitarse un expediente previo, el cual se regirá por las siguientes reglas:

Competencia para instruir el expediente previo

Hasta el 29 de junio de 2020, de acuerdo con el art. 238 del Reglamento del Registro Civil (RRC), el encargado competente para instruir el expediente previo a la celebración del matrimonio será el Juez encargado o de Paz (bajo la dirección del Encargado y por delegación de éste, conforme con el art. 239 RRC), o el Encargado del Registro Civil consular, correspondiente al domicilio de cualquiera de los contrayentes.

En este sentido, se entiende por domicilio de los contrayentes el de su residencia habitual (artículo 40 CC), esto es, el lugar en el que la persona vive con cierta permanencia y el que se presume para el futuro. Sin embargo, teniendo en cuenta que el domicilio puede fijarse arbitrariamente por los interesados dando lugar a supuestos de fraude de ley (pues la inscripción en el padrón municipal tiene lugar por simple declaración del interesado sin verificación fehaciente por parte de la Administración de la realidad de tal declaración), corresponde al juez encargado examinar de oficio su propia competencia y, por tanto, declararse incompetente para la actuación registral instada cuando llegue a la convicción de la inexactitud del contenido del padrón municipal respecto de la persona que promueve expediente registral.

En todo caso, es preciso que alguno de los contrayentes tenga su domicilio en España y, en concreto, en la demarcación que corresponde al instructor del expediente matrimonial. Ello es así por cuanto que, como advierte la Instrucción de la DGRN de 29 de julio de 2005, sobre matrimonios civiles entre personas del mismo sexo, [j 1] si ninguno de los contrayentes tiene domicilio en España, no existe autoridad competente para instruir el expediente matrimonial previo y el matrimonio no puede celebrarse en España.

En cuanto a los supuestos en que uno de los interesados esté domiciliado en España y el otro en el extranjero, dependerá de éstos que el expediente se tramite en el Registro municipal o en el consular, tal y como advierte la Instrucción de la DGRN de 9 de enero de 1995, sobre el expediente previo al matrimonio cuando uno de los contrayentes está domiciliado en el extranjero.

Etapas del expediente

a).- Fase inicial:

El expediente se inicia con la presentación de un escrito (que se firmará por un testigo a ruego del contrayente que no pueda hacerlo), el cual contendrá los extremos que establece el art. 240 del RRC:

• Las menciones de identidad, incluso la profesión, de los contrayentes.

• En su caso, el nombre y apellidos del cónyuge o cónyuges anteriores y fecha de la disolución del matrimonio.

• La declaración de que no existe impedimento para el matrimonio.

• El Juez o funcionario elegido, en su caso, para la celebración.

• Pueblos en que hubiesen residido o estado domiciliados en los dos últimos años.

Este trámite inicial se complementa con las siguientes fases del expediente:

1. Pruebas complementarias del escrito (como son la prueba del nacimiento y, en su caso, la prueba de la disolución de los anteriores vínculos, la emancipación o la dispensa, tal y como establece el art. 241 RRC.

2. Ratificación de ambos contrayentes del escrito inicial, subsanándose los defectos de alegación y prueba existentes; ratificación ésta que será siempre necesaria sin perjuicio de que, de no estar domiciliado en la demarcación del Registro instructor, pueda realizarse por comparecencia ante otro Registro Civil español o por medio de poder especial (art. 242 RRC).

3. Publicación de edictos por espacio de 15 días en poblaciones de menos de 25.000 habitantes, anunciando el casamiento con todas las indicaciones del art. 240 y con el requerimiento a los que tuviesen noticia de algún impedimento para que lo denuncien (art. 243 RRC); y en caso de poblaciones que no reúnan tales condiciones, trámite sustitutorio de audiencia de un pariente, amigo o allegado de uno u otro contrayente, elegido por el instructor y que deberá manifestar, so pena de falsedad, su convencimiento de que el matrimonio proyectado no incurre en prohibición legal alguna ( art. 244 RRC).

4. Ampliación de pruebas propuestas o acordadas de oficio destinadas a acreditar el estado, capacidad o domicilio de los contrayentes o cualesquiera otros extremos necesarios, así como dictamen médico si se estima que alguno de los contrayentes está afectado por deficiencias o anomalías psíquicas (art. 245 RRC).

b).- Fase de audiencia

En la tramitación del expediente previo a la celebración del matrimonio civil, existe un trámite esencial del que no debe prescindirse ni cumplirse formulariamente, como es la audiencia personal, reservada y por separado de cada contrayente, que debe efectuar el instructor, asistido del Secretario, para cerciorarse de la inexistencia de impedimento de ligamen o de cualquier otro obstáculo legal para su celebración (art. 246 RRC).

Esta audiencia (que en caso de contrayente no domiciliado en la demarcación del instructor puede practicarse ante el Registro Civil de su domicilio), debe servir para que el instructor se asegure del verdadero propósito de los comparecientes y de la existencia en ambos de verdadero consentimiento matrimonial . En este sentido, la Resolución de la DGRN de 31 de mayo de 2006 [j 2] ha reconocido la importancia de este trámite ya que, a través de él, puede descubrirse el verdadero propósito fraudulento de las partes que no desean, en realidad, ligarse con el vínculo matrimonial sino aprovecharse de la apariencia matrimonial para obtener las ventajas que resultan del matrimonio.

Para completar este punto, nos remitimos al tema Matrimonio de conveniencia

c).- Fase de resolución:

El expediente previo matrimonial concluye con un auto a través del cual se aprueba la celebración del matrimonio o, en caso de existir algún obstáculo legal, se deniega su celebración (art. 247 RRC).

En todo caso, cabe recurso en vía gubernativa contra el auto de aprobación o denegación de la celebración del matrimonio que se regirá por las reglas establecidas para los expedientes en general.

d).- Celebración del matrimonio:

La celebración del matrimonio se llevará a cabo una vez sea firme el auto favorable a la celebración, en el día y hora elegidos por los contrayentes, que se señalará con al menos 1 mes de antelación o, si así lo solicitan los contrayentes, se celebrará dentro de los 3 días siguientes a la conclusión del expediente previo matrimonial y en el día y hora que fije el Encargado (art. 249 RRC).

Las autoridades españolas competentes para autorizar la celebración del matrimonio civil, de acuerdo con los arts. 51 y 57 CC (normas que de acuerdo con el art.13 del Código Civil tiene aplicación general y directa en toda España), son:

• El Juez encargado del Registro Civil y el Alcalde del municipio donde se celebre el matrimonio o concejal en quien éste delegue.

• En los municipios en que no resida dicho Juez, el delegado designado reglamentariamente. • El funcionario diplomático o consular encargado del Registro Civil en el extranjero.

El matrimonio deberá celebrarse ante dos testigos mayores de edad, y deberá prestarse el consentimiento matrimonial bien por delegación del instructor del expediente, bien a petición de los contrayentes o bien de oficio, ante Juez, Alcalde o funcionario de otra población distinta (artículo 57 CC).

En todo caso, el Juez, Alcalde o funcionario, después...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA