Temas especiales de contratación en Navarra

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

En los temas especiales en contratación en Navarra tratamos de hacer una breve referencia a aquellas especialidades que existen en Derecho Navarro, en lo que concierne a la contratación y, en especial, a la transmisión del dominio por actos inter vivos y su gravamen.

Contenido
  • 1 En razón al sujeto actuante
    • 1.1 Menores de edad y oposición de intereses con sus representantes legales
      • 1.1.1 El caso de menores emancipados
      • 1.1.2 Supuesto en que no hay conflicto
  • 2 En razón al objeto del contrato
  • 3 Por el derecho de recuperar el bien
    • 3.1 Rescisión por lesión
      • 3.1.1 Concepto
      • 3.1.2 Requisito subjetivo
      • 3.1.3 Requisito objetivo
      • 3.1.4 Excepciones
      • 3.1.5 Carácter personal de la acción
      • 3.1.6 Prescripción
      • 3.1.7 Renuncia
    • 3.2 Retractos especiales en Navarra
    • 3.3 Fiducia «cum creditore» en derecho navarro
    • 3.4 Venta con pacto de retro como garantía
      • 3.4.1 Admisión
      • 3.4.2 Posición de las partes
      • 3.4.3 Ámbito de aplicación
      • 3.4.4 Rescisión y prescripción
    • 3.5 De la venta con pacto comisorio
    • 3.6 Venta con reserva de dominio
    • 3.7 Donaciones
  • 4 Recursos adicionales
    • 4.1 En doctrina
  • 5 Legislación básica
  • 6 Legislación citada
  • 7 Jurisprudencia citada
En razón al sujeto actuante

Casos:

Menores de edad y oposición de intereses con sus representantes legales

Los textos a tener en cuenta son:

Cuando hubiere intereses contrapuestos entre los padres y los hijos bajo su potestad, se requerirá la intervención de defensor judicial. Si la contraposición de intereses existiera sólo con uno de los progenitores, corresponde al otro la representación del hijo, sin necesidad de nombramiento judicial. El Juez nombrará defensor , con las facultades que señale, a alguna de las personas a quienes en su caso podría corresponder el ejercicio de la tutela. No será necesario la intervención de defensor judicial, aunque haya intereses contrapuestos, cuando se trate de otorgamiento de capitulaciones matrimoniales, o de nombramientos de heredero y donaciones con pactos de convivencia entre donantes y donatarios.

(Ley modificada por Ley Foral 5/1987, de 1 de abril, por la que se modifica la Compilación de Derecho Civil Foral o Fuero nuevo de Navarra).

El padre o madre que contrajere segundas o ulteriores nupcias deberá practicar, conjuntamente con sus hijos o descendientes de matrimonio anterior, la liquidación de la sociedad conyugal disuelta y hacerles formal y efectiva entrega de los bienes que les correspondan. Los hijos menores no emancipados serán representados por el defensor judicial.
(Ley también modificada por Ley Foral 5/1987). El caso de menores emancipados

El problema se plantea cuando hay menores de edad emancipados: para el derecho común la cuestión la resolvió el art. 163 del Código Civil (CC) al decir:

Siempre que en algún asunto el padre y la madre tengan un interés opuesto al de sus hijos no emancipados, se nombrará a éstos un defensor que los represente en juicio y fuera de él.

En Navarra no hay referencia a los menores emancipados; como indica Francisco de Asís Sancho Rebullida, se han propuesto varias soluciones:

  • Aplicar supletoriamente el art. 163, CC, de forma que en el caso de menores emancipados, en conflicto con el progenitor viudo, no haría falta nombrar un defensor judicial.
  • Acudir al defensor judicial, por aplicación de las normas de la tutela (que es donde el CC regula el defensor judicial, siendo la tutela una institución admitida, pero no regulada en el derecho navarro).
Supuesto en que no hay conflicto

En el caso de adjudicación pro indiviso a los herederos en la proporción en que lo sean todos los bienes integrantes de la herencia, no se exige el nombramiento de defensor judicial. Ahora bien, el tema a resolver es si para liquidar la sociedad conyugal, cuando sea el caso, se necesitará el defensor judicial; para el Derecho común sólo lo exige la DGRN cuando no se adjudiquen los bienes según cuotas, en el sentido de adjudicar al cónyuge por su haber una mitad de los bienes comunes y a los herederos la otra mitad.

En razón al objeto del contrato

Disposición de la vivienda habitual:

La Ley Foral 5/1987, de 1 de abril, por la que se modifica la Compilacion de derecho civil foral o fuero nuevo de Navarra introdujo en Navarra las limitaciones en el caso de que un consorte decida enajenar la vivienda habitual. Así nos dice la Ley 55:

Vivienda y ajuar. Se necesitará el consentimiento de ambos cónyuges o, en su defecto, autorización judicial para disponer ínter vivos o sustraer al uso común los derechos sobre la vivienda habitual del matrimonio o sobre el mobiliario ordinario de la misma, aunque pertenezcan a uno sólo con carácter privativo. La manifestación errónea o falsa del cónyuge titular, respecto a no ser vivienda habitual, no perjudicará a terceros de buena fe.

Ver: Disposición de la vivienda familiar en Navarra

Por el derecho de recuperar el bien Rescisión por lesión

En Navarra existe la figura de la lesión enorme y la lesión enormísima.

Concepto

La Ley 499 de la Ley 1/1973, de 1 de marzo, por la que se aprueba la Compilación del Derecho Civil Foral de Navarra, indica:

Quien haya sufrido lesión enorme, a causa de un contrato oneroso que hubiere aceptado por apremiante necesidad o inexperiencia, podrá pedir la rescisión del mismo. Se entenderá por lesión enorme el perjuicio de más de la mitad del valor de la prestación, estimada al tiempo del contrato. Si el perjuicio excediere de los dos tercios de aquel valor, la lesión se entenderá enormísima.

Advierte la Sentencia nº 132/2009 de AP Navarra, Sección 1ª, 1 de Septiembre de 2009 [j 1] que:

exige la Ley 499 del Fuero Nuevo para que pueda prosperar la acción de rescisión por lesión enorme, la existencia de un contrato oneroso que sea aceptado por apremiante necesidad o inexperiencia. Ese elemento subjetivo se ha precisado por nuestro Tribunal Superior de Justicia de Navarra, en su sentencia de 30 de junio de 1994, que "debe referirse exclusivamente a los supuestos de la lesión enorme y no a los que (...) han de calificarse como lesión enormísima, (...)" (cfr. en este último sentido asimismo la SAP de Navarra -Secc. 2ª- de 19 de enero de 2000)

Según la Sentencia nº 29/2000 de AP Navarra, 31 de Enero de 2000 [j 2] la regulación que el Fuero Nuevo ofrece de la rescisión por lesión leyes 499 y ss F.N.), resulta completa en sí misma y ofrece unos perfiles propios que excluyen el recurso supletorio al Código civil.

Finalmente, indica esta sentencia que apremiante necesidad es la una situación en la que el actor se ve obligado a contratar impulsado por la necesidad de evitar un perjuicio grave para él o un tercero, o bien por la carencia de los bienes precisos para sobrevivir; el término "inexperiencia" - ley 499, F.N - supone, en cambio, una la falta de conocimiento sobre la cuestión contractual, que implicaría el desconocimiento de lo que es objeto del negocio.

Requisito subjetivo

Conforme a la Ley 500:

Siendo navarros todos los contratantes, procederá la rescisión por lesión sea cual fuere el lugar en que se hallare el objeto y el del otorgamiento del contrato. Siendo navarro tan sólo alguno de los contratantes, procederá la rescisión cuando el contrato deba someterse a la Ley navarra. En ningún caso podrá pedir la rescisión por lesión quien, profesional o habitualmente, se dedique al tráfico de las cosas objeto del contrato o fuere perito en ellas?. El caso de que sólo sea navarro uno de los contratantes parece contradecir el carácter personal de esta acción.
Requisito objetivo

Afecta tanto a los contratos sobre bienes inmuebles como sobre bienes muebles. Así la Ley 501:

La rescisión se dará no sólo en los contratos sobre bienes inmuebles, sino también sobre los muebles cuando se estime justificada la acción en consideración al valor de los mismos y al perjuicio causado por el contrato en relación al patrimonio.
Excepciones

Hay que observar que, a diferencia de Cataluña, esta lesión puede afectar a todo contrato oneroso, con las excepciones siguientes:

No tendrá lugar la rescisión en los contratos de simple liberalidad, aleatorios o sobre objeto litigioso. En las ventas efectuadas a carta de gracia o con pacto de retro, sólo se dará la rescisión cuando haya caducado el plazo o se haya extinguido el derecho a retraer. Cuando no se hubiese fijado plazo, se estará a lo dispuesto en la Ley 578.

Este precepto ordena abonar los dos tercios del justo valor de la cosa al tiempo de ejercer la acción, siempre que esta cantidad sea superior al precio que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA