Fianza: reglas generales

Autor:Manuel Faus, Barbara Ariño
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

La fianza es la garantía personal, en virtud de la cual se asegura el cumplimiento de una deuda u obligación mediante la existencia de un fiador. En un sentido más amplio fianza es sinónimo de caución o garantía.

Contenido
  • 1 Caracteres
  • 2 Clases de fianza
    • 2.1 Por la causa que la origina
    • 2.2 Por la legislación que las regula
    • 2.3 Por razón del titular garantizado por la fianza
    • 2.4 Por razón de su extensión
    • 2.5 Por la naturaleza de la obligación del fiador
    • 2.6 Por la contraprestación
  • 3 Elementos personales
    • 3.1 Intervinientes
    • 3.2 Capacidad
  • 4 Elemento real: obligación garantizada
    • 4.1 Regla general
    • 4.2 Obligación futura
  • 5 Extensión
  • 6 Elementos formales
  • 7 Efectos de la fianza
    • 7.1 Relación acreedor-fiador
      • 7.1.1 Obligaciones del acreedor
      • 7.1.2 Derechos del acreedor
      • 7.1.3 Obligaciones del fiador
      • 7.1.4 Excepciones oponibles
    • 7.2 Relación fiador-deudor
      • 7.2.1 Derechos del fiador
      • 7.2.2 Derechos del deudor frente al fiador
    • 7.3 Relación entre cofiadores
  • 8 Extinción de la fianza
  • 9 Ver también
  • 10 Recursos adicionales
    • 10.1 En formularios
    • 10.2 En doctrina
  • 11 Legislación básica
  • 12 Legislación citada
  • 13 Jurisprudencia citada
Caracteres

Por la fianza, dice el art. 1822 del Código Civil (CC) se obliga uno a pagar o cumplir por un tercero, en el caso de no hacerlo éste. Pero añade que puede ocurrir que el fiador se obligue solidariamente con el deudor principal.

Destaca la Sentencia nº 367/2012 de AP Madrid de 28 de noviembre de 2012: [j 1]

Con carácter general, podemos considerar que el contrato de fianza tiene como finalidad garantizar el cumplimiento de una o varias obligaciones principales, es decir, supone que un tercero asume el compromiso de responder del cumplimiento de una o varias obligaciones principales, como se dice en la STS de 18-11-63, cuando no la cumple quien está directamente obligado.

Este contrato se caracteriza, como recuerda la citada sentencia:

A) Por su accesoriedad, en cuanto es un contrato que no puede concebirse sino condicionado a la existencia de una obligación principal, por ello se exige que esta exista y sea válida, y en ningún caso podrá tener objeto distinto ni más extenso que aquella, por ello la Sentencia de 21 de noviembre de 1.924 declara que:

aun cuando con arreglo al art. 1825, CC puede constituirse fianza para garantizar deudas futuras, ello es refiriéndose expresamente a deudas no a obligaciones, y necesariamente al momento de su exigibilidad y no al de la existencia del contrato de que se deriva, pues, de otra suerte, abría que existiera una obligación subsidiaria sin ninguna principal

B) Por la subsidiaridad, es decir, que el fiador solo se obliga cuando el deudor principal no cumpla su obligación. La la Sentencia nº 361/2014 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 8 de Julio de 2014 [j 2] afirma que la fianza se caracteriza por su subsidiariedad, de forma que, al margen de si existe o no beneficio de excusión, al siempre subsidiaria, el fiador sólo paga en el caso de que no lo haga el deudor principal; esto es la diferencia con el caso del deudor solidario.

Ahora bien, este carácter subsidiario no es esencial, al poder pactarse la fianza solidaria, art. 1831-2º, CC, aunque no es necesario que se pacte expresamente si resulta de los términos del contrato.

En este sentido, en la Sentencia nº 611/2003 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 23 de Junio de 2003 [j 3] se declara que:

Ha de recordarse que es doctrina de esta Sala la de que si bien la solidaridad no se presume cabe no obstante entender existente la misma sin que haya sido literalmente expresada en el documento contractual. Puede, así, admitirse una solidaridad tácita cuando aparece de modo evidente la intención de los contratantes de obligarse "in solidum" o se desprende dicha voluntad de la propia naturaleza de lo pactado, por entenderse, de acuerdo con las pautas de la bona fides, que los interesados habían querido y se habían comprometido a prestar un resultado conjunto, por existir entre ellos una comunidad jurídica de objetivos.

Por tanto, la solidaridad viene dada cuando existe pluralidad de deudores, unidad de objeto y que de un mismo hecho se haya generado la obligación para todos. En este sentido, la Sentencia del TS de 26 de julio de 2.000 [j 4] estima que se da la solidaridad tácita cuando existe una comunidad de objetivos, manifestándose una interna conexión entre ellos, salvo que existe una mera identidad causal de fines o prestaciones;

La solidaridad trae como consecuencia, según afirma la Sentencia nº 454/2012 de AP Cádiz de 8 de Octubre de 2012 [j 5] que:

dada la condición de deudor solidario ….. ni siquiera el concurso o la quiebra del deudor principal pueden provocar la extinción de la obligación de los fiadores del mismo, pues el núm. 3, art. 1831, CC y el pfo. 3º, art. 1844, CC , ambos, declaran subsistente la obligación de los fiadores ante el estado de quiebra o de concurso del deudor principal.

C) Ha de interpretarse de modo estricto o restringido

D) No se presume, sino ha de ser expresa.

Podemos añadir que caracteriza a la fianza su función de garantía: destaca la función de garantía de toda fianza; el acreedor tiene un deudor principal, pero además hay otra persona, llamada fiador, contra la que podrá actuar el acreedor para percibir su crédito; el acreedor tiene además de la garantía del patrimonio presente y futuro del deudor (art. 1911, CC) el patrimonio del fiador.

Estas características distinguen la fianza de otra figuras, como la del hipotecante no deudor, la promesa de una parte de que un tercero se obligará a realizar determinada prestación, respondiendo el promitente si el tercero no se obliga, de la llamada carta de patrocinio, a el aval a primera solicitud, (o a primer requerimiento, también denominado por la doctrina como garantía a primera demanda o a simple demanda o garantía independiente), contrato éste atípico cuyas características y doctrina del TS menciona la Sentencia nº 1360/2009 de TSJ Asturias (Oviedo) de 24 de Abril de 2009 [j 6]

Clases de fianza Por la causa que la origina

Según el art. 1823, CC la fianza puede ser convencional, legal o judicial, gratuita o a título oneroso y puede también constituirse, no sólo a favor del deudor principal, sino al del otro fiador, consintiéndolo, ignorándolo y aun contradiciéndolo éste.

  • La convencional procede voluntariamente del contrato de fianza. Constituye un negocio jurídico por los sujetos de la misma.
  • La legal es la impuesta por la ley para asegurar el cumplimiento de ciertas obligaciones (en ocasiones la ley civil, en otras la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil (LEC) y en muchas la legislación administrativa). Se trata de un contrato que debe ser celebrado, ya que a ello obliga la ley al deudor: deber legal consistente en celebrar un contrato. El art. 1854, CC dispone que el fiador que haya de darse por disposición de la ley o de providencia judicial, debe tener las cualidades prescritas en el art. 1828, CC que dice:
El obligado a dar fiador debe presentar persona que tenga capacidad para obligarse y bienes suficientes para responder de la obligación que garantiza. El fiador se entenderá sometido a la jurisdicción del Juez del lugar donde esta obligación deba cumplirse.

Finalmente si el obligado a dar fianza no la hallase, se le admitirá en su lugar una prenda o hipoteca que se estime bastante para cubrir su obligación.

  • La judicial es la impuesta por un Juez o Tribunal a una de las partes litigantes para fines de procedimiento. Es también un contrato que debe ser celebrado por el deudor en cumplimiento de la orden judicial; según el art. 1856, CC el fiador judicial no puede pedir la excusión de bienes del deudor principal.
Por la legislación que las regula

La fianza puede ser civil, mercantil o administrativa.

  • Fianza civil: es la que corresponde estudiar en el ámbito de los contratos.
  • Fianza mercantil. Es mercantil todo afianzamiento que tenga por objeto asegurar el cumplimiento de un contrato mercantil, aún cuando el fiador no sea comerciante (el art. 439 del Código de Comercio). (CCom) El afianzamiento mercantil debe constar por escrito y se presume gratuito y por tiempo indefinido, siendo en lo demás aplicables las normas del CC.
así como la fianza civil no necesita formalidad alguna, la regulada para los actos de comercio, por razones de la seguridad de las operaciones de esta índole, requiere la detallada en el el art. 440,CCom citado, la cual constituye requisito "sine qua non" para su existencia.

Sin embargo, la distinción entre la fianza civil y la mercantil tiene gran trascendencia puesto que la Jurisprudencia del TS ha excluido al fiador mercantil de los derecho a los beneficios de excusión y división, todo ello en virtud de los usos mercantiles (ya que el Código de Comercio guarda silencio sobre este punto).

  • Fianza administrativa. Es aquella fianza que se constituye con motivo del desempeño de determinados cargos o de la ejecución de obras o servicios públicos, teniendo por objeto asegurar el exacto y debido cumplimiento de la obligación contraída.
Por razón del titular garantizado por la fianza

A favor del deudor principal, o a favor de un fiador, que se denomina subfianza.

La subfianza supone que un fiador afianza a otro fiador; en este caso hay algunos preceptos especiales:

  • El art. 1836, CC prevé que el fiador del fiador goza del beneficio de excusión, tanto respecto del fiador como del deudor principal.
  • El art. 1846, CC : establece que, en el caso de insolvencia del fiador, el subfiador queda responsable a los cofiadores en los mismos términos que lo estaba el fiador.
  • El art. 1848, CC dice que la confusión que se verifica en la persona del deudor y del fiador, cuando uno de ellos hereda al otro, no extingue la obligación del subfiador.
Por razón de su extensión

Puede ser fianza definida o indefinida.

  • Definida (o limitada)...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA