Adopción en los territorios de Derecho propio

Autor:Manuel Faus
Cargo del Autor:Notario
 
EXTRACTO GRATUITO

En los territorios con legislación propia, en mayor o menor medida, hay referencias a la adopción, lo que se procede a detallar.

De otra parte, las normas que se contienen en el Código Civil y en la Ley 20/2011, de 21 de julio, del Registro Civil (este texto legal aplicable en todo el territorio nacional) se tratan en general en los temas siguientes:

Contenido
  • 1 Adopción en territorios de derecho propio
    • 1.1 La adopción en Aragón
    • 1.2 La adopción en Cataluña
      • 1.2.1 Requisitos para la adopción en Cataluña
      • 1.2.2 Procedimiento de adopción en Cataluña
      • 1.2.3 El preacogimiento en Cataluña
      • 1.2.4 Efectos específicos de la adopción en Cataluña
      • 1.2.5 Normas sobre información
      • 1.2.6 Extinción de la adopción en Cataluña
      • 1.2.7 Adopciones ya existentes al entrar en vigor el CCCAT
      • 1.2.8 Otras menciones a la adopción en el Código Civil de Cataluña
    • 1.3 Adopción internacional según el CCCAT
    • 1.4 La adopción en Baleares
    • 1.5 La adopción en Galicia
    • 1.6 La adopción en Navarra
      • 1.6.1 Normas generales sobre la adopción en Navarra
      • 1.6.2 Otras menciones a la adopción en Navarra
    • 1.7 Adopción en el país vasco
  • 2 Recursos adicionales
    • 2.1 En doctrina
    • 2.2 En formularios
    • 2.3 Esquemas procesales
    • 2.4 Legislación básica
  • 3 Legislación citada
    • 3.1 Jurisprudencia citada
Adopción en territorios de derecho propio La adopción en Aragón

La adopción sólo en muy contadas ocasiones es contemplada en el Código del Derecho Foral de Aragón (Decreto Legislativo 1/2011, de 22 de marzo). Se mencionan las siguientes:

El artículo 93 del Código del Derecho Foral de Aragón (CDFA), , entre las causas de extinción de la autoridad familiar, dice que en caso de adopción del hijo se extingue la autoridad de los padres anteriores, salvo si subsisten los vínculos jurídicos con alguno de ellos.

En el artículo 144 CDFA se cita como una causa de extinción de la tutela la adopción.

El artículo 306 CDFA , al regular los requisitos para poder constituir una pareja estable no casada, cita:

-. Los parientes en línea recta por consanguinidad o adopción.

-. Los colaterales por consanguinidad o adopción hasta el segundo grado.

El artículo 312 CDFA permite a las parejas estables no casadas adoptar conjuntamente.

Por supuesto, en sede de filiación, el artículo 56 CDFA acoge el principio de igualdad, de forma que la filiación matrimonial y la no matrimonial, así como la adoptiva, surten los mismos efectos, conforme a las disposiciones de la ley. Por ello, el artículo 472 CDFA, en materia sucesoria, dice que cuando se llama a un determinado grupo de parientes, como «hijos» o «hermanos», sean del causante o de otra persona, se entienden comprendidos los matrimoniales, no matrimoniales y adoptivos que vivan o estén concebidos al tiempo en que se defiera la herencia.

Procede mencionar la Sentencia nº 306/2007 de AP Zaragoza, Sección 2ª, 12 de Junio de 2007 [j 1] que ante un informe negativo sobre la idoneidad de unos presuntos adoptantes, concluye que no debe hacerse de la idoneidad un concepto tan estricto y excluyente que acabe por condicionar y limitar la posibilidad de adopción.

La adopción en Cataluña

En Cataluña la adopción está ampliamente regulada en el Libro Segundo del Código Civil de Cataluña (CCAT)

La Exposición de Motivos, entre otros puntos, destaca:

  • Que se ha optado por una regulación conjunta de la adopción y del acogimiento preadoptivo haciendo prevalecer la consideración de este como período de acoplamiento del menor con la que debe ser la persona o familia adoptante.
  • Que se reconoce explícitamente el derecho de los adoptados a conocer la información sobre su origen y, en línea con la legislación comparada más moderna, se impone a los adoptantes la obligación de informar al hijo adoptado sobre la adopción.
  • Que se abren fórmulas para que, en interés del hijo adoptado, este pueda continuar manteniendo las relaciones personales con la familia de origen.
Requisitos para la adopción en Cataluña

Las reglas son las siguientes:

Para poder adoptar, se exige, según el artículo 235-30:

a) Tener plena capacidad de obrar.

b) Ser mayor de veinticinco años, salvo que se trate de la adopción del hijo del cónyuge o de la pareja estable o de parientes huérfanos, y tener como mínimo catorce años más que la persona adoptada.

La adopción por más de una persona solo se admite en el caso de los cónyuges o de los miembros de una pareja estable. En estos casos, basta que uno de los adoptantes haya cumplido veinticinco años.

No pueden adoptar las personas que hayan sido suspendidas o privadas de la potestad o las que hayan sido removidas de un cargo tutelar mientras estén en esta situación.

No pueden ser adoptadas las siguientes personas, según el artículo 235-31

a) Los descendientes.

b) Los hermanos.

c) Los parientes en segundo grado de la línea colateral por afinidad, mientras dura el matrimonio que origina este parentesco.

Para adoptar menores de edad, debe tenerse en cuenta: (artículo 235-32):

1) Que pueden ser adoptados los menores de edad desamparados que están en situación de acogimiento preadoptivo.

2) También pueden ser adoptados los siguientes menores:

a) Los hijos del cónyuge o de la persona con quien el adoptante convive en pareja estable. En estos casos, la adopción requiere que la filiación no esté legalmente determinada respecto al otro progenitor, o que este haya muerto, esté privado de la potestad, esté sometido a una causa de privación de la potestad o haya dado su asentimiento.

b) Los huérfanos que son parientes del adoptante hasta el cuarto grado de consanguinidad o afinidad.

c) Las personas tuteladas por quien quiere adoptar, una vez aprobada la cuenta final de la tutela.

Pueden ser adoptados los menores desamparados que estén en acogimiento simple de los que quieren adoptar, si las circunstancias han cambiado y ya no es posible el retorno de los menores a su familia, porque se produce alguna de las circunstancias del acogimiento preadoptivo u otras que hacen imposible su retorno.

Puede ser constituida la adopción, aunque el adoptante o uno de los adoptantes haya muerto, si ha dado su consentimiento a la adopción ante la autoridad judicial o bien en testamento, codicilo o escritura pública.

En caso de muerte del adoptante individual o, si es adopción conjunta, de ambos adoptantes, es posible un nuevo procedimiento de adopción de la persona que estaba en proceso de ser adoptada.

Adopción de personas mayores de edad. El artículo 235-33 dispone que solo puede ser adoptada una persona mayor de edad o una persona emancipada si ha convivido ininterrumpidamente con el adoptante desde antes de haber cumplido catorce años o si ha estado en situación de acogimiento preadoptivo, al menos durante los seis meses inmediatamente anteriores al cumplimiento de la mayoría de edad o a la emancipación, y ha continuado conviviendo con él sin interrupción.

Procedimiento de adopción en Cataluña
  • La constitución se constituye por resolución judicial que ha de ser motivada y en interés del adoptado. (artículo 235- 39)
  • Los adoptantes y el adoptado, si ha cumplido doce años, deben dar el consentimiento a la adopción ante la autoridad judicial. (artículo 235-40).
  • Deben dar el asentimiento a la adopción: según el (artículo 235-41), si no están imposibilitadas para hacerlo, las siguientes personas:

a) El cónyuge del adoptante, excepto en el caso de separación judicial o de hecho, o la persona con quien el adoptante convive en pareja estable.

b) Los progenitores del adoptado, salvo que estén privados legalmente de la potestad o incurran en una causa de privación de esta, o, en el caso de acogimiento preadoptivo, que la resolución que lo acordó haya devenido firme.

2. El asentimiento debe darse ante la autoridad judicial. La madre no puede darlo hasta que hayan pasado seis semanas del parto.

3. El asentimiento de los progenitores no puede referirse a una persona determinada, salvo en el caso excepcional de que una causa razonable lo justifique.

La Ley 3/2017, de 15 de febrero, del libro sexto del Código civil de Cataluña, relativo a las obligaciones y los contratos, y de modificación de los libros primero, segundo, tercero, cuarto y quinto. en vigor el 1 de enero de 2018 da nueva redacción a la letra del número 1 de dicho art. (para adecuarse a la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria) que queda así:

a) El cónyuge del adoptante, excepto en el caso de separación legal o de hecho, o la persona con quien el adoptante convive en pareja estable.
  • El artículo 235-42 regula la concurrencia de causa de privación de la potestad, diciendo:
1. La concurrencia de una causa de privación de la potestad, en uno de los progenitores o en ambos, a que se refiere el artículo 235-41.1.b debe apreciarse en el propio procedimiento de adopción, mediante resolución motivada.
. La autoridad judicial, suspendiendo la tramitación del expediente, debe informar a las personas que incurran en una causa de privación de la potestad de los efectos de la resolución y debe indicar el plazo que considere necesario, no inferior a veinte días, para que puedan comparecer y alegar lo que estimen más conveniente en defensa de su derecho, siguiendo los trámites del juicio verbal.

La autoridad judicial debe escuchar en la tramitación del expediente de adopción las siguientes personas:

a) Los progenitores de los mayores de edad o de los menores emancipados y las personas cuyo asentimiento no es preciso, salvo los que están privados de la potestad parental.

b) Los tutores, curadores o guardadores de hecho del adoptado.

c) El adoptado menor de doce años, si tiene suficiente juicio.

d) Los hijos de los adoptantes, si dichos hijos y adoptantes conviven, y, si procede, los hijos del adoptado, si tienen suficiente juicio y es posible.

El preacogimiento en Cataluña

Regula el Codi Civil catalán la medida de acogimiento preadoptivo en el artículo 235-34: como paso previo a la adopción, en los siguientes casos:

a) Si no es posible el retorno del menor a su familia de origen y lo más favorable a su interés es la plena integración en otra familia mediante la adopción.

b) Si los progenitores o los tutores lo solicitan a la entidad pública competente y abandonan los derechos y deberes inherentes a su condición.

Se entiende que no es factible el retorno del menor a su familia biológica si este retorno requiere el transcurso de un período durante el cual puede producirse un mayor deterioro psicosocial en el desarrollo evolutivo del menor.

Una vez acordada la medida de acogimiento preadoptivo, deben suspenderse las visitas y relaciones del menor con la familia biológica, para conseguir que se integre mejor en la familia acogedora, si conviene al interés del menor.

Las personas acogedoras tienen los deberes de velar por el menor, tenerlo en su compañía, alimentarlo, educarlo y procurarle una formación integral. A tal efecto, asumen plenamente las responsabilidades parentales y las facultades que se derivan. Estas funciones deben ejercerse bajo la supervisión de la entidad competente, que debe facilitar el asesoramiento necesario.

El cese del acogimiento preadoptivo viene regulado en el artículo 235-36:

1. El acogimiento preadoptivo cesa por las siguientes causas:

a) Adopción de la persona acogida.

b) Muerte, incapacidad o voluntad de la persona o personas acogedoras.

c) Solicitud de la persona acogida, si ha cumplido doce años.

d) Decisión de la entidad pública competente fundamentada en un informe de seguimiento desfavorable.

2. El cese del acogimiento por las causas a que se refiere el apartado 1.b, c y d determina la adopción de la medida de protección que mejor proceda en beneficio del menor.

Efectos específicos de la adopción en Cataluña

El artículo 235-47 dispone:

1. La adopción origina relaciones de parentesco entre el adoptante y su familia y el adoptado y sus descendientes, y produce los mismos efectos que la filiación por naturaleza. Por tanto, ello tiene su importancia en orden a los requisitos para constituir una unión de pareja estable.

2. La adopción extingue el parentesco entre el adoptado y su familia de origen, salvo en los casos a que se refiere el artículo 235-32.1.a y b, en que se mantiene el parentesco respecto a la rama familiar del progenitor o progenitores sustituidos.

3. Los vínculos del adoptado con su familia de origen se mantienen solo en los casos establecidos por la ley y, especialmente, a los efectos de los impedimentos para contraer matrimonio y en los casos en que se mantienen los derechos sucesorios.

4. La autoridad judicial, excepcionalmente, a propuesta de la entidad pública competente o del ministerio fiscal, puede disponer que se mantengan las relaciones personales del adoptado con la familia de origen en los supuestos a que se refiere el artículo 235-44.4 o si existen vínculos afectivos cuya ruptura sea gravemente perjudicial para el interés del menor.

Y el artículo 235-48 regula los apellidos del adoptado, diciendo:

1. La persona que es adoptada por dos personas conjuntamente lleva los apellidos de los adoptantes en el orden establecido para su primer hijo común o, si no tienen, en el orden que acuerden o en el dispuesto por la ley. Si los adoptantes son del mismo sexo y no tienen ningún hijo común ni acuerdan el orden de los apellidos, la autoridad judicial debe decidirlo dentro del procedimiento de adopción.

2. La persona que es adoptada por una sola persona lleva los apellidos del adoptante, excepto en el supuesto a que se refiere el artículo 235-32.1.a, en que conserva el apellido del progenitor de origen y se aplican las normas del apartado 1. Sin embargo, este progenitor y el adoptante pueden solicitar de común acuerdo que el adoptado conserve los dos apellidos de origen como un solo apellido, uniéndolos con un guión y colocando en primer lugar el del progenitor superviviente. En este caso, el adoptado debe llevar este apellido junto con el del adoptante. Para llevar a cabo esta unión, es preciso que el progenitor de origen sustituido por la adopción haya muerto y que el adoptado, si ha cumplido los doce años, lo consienta.

3. El orden de los apellidos de la persona adoptada por una sola persona puede invertirse a petición de esta en el momento de la adopción. El orden establecido para el primer hijo rige para los siguientes.

4. El adoptado mayor de edad o emancipado puede conservar los apellidos de origen si lo solicita en el momento de la adopción.

5. En los supuestos de elección, petición de inversión o conservación de los apellidos a que se refiere el presente artículo, la parte dispositiva de la resolución judicial por la que se constituye la adopción debe establecer expresamente los apellidos del adoptado.

Normas sobre información

a).- Derecho a la información sobre el propio origen.

Un principio que acoge el artículo 235-49 es que el adoptado tiene derecho a ser informado sobre su origen.

En efecto, el adoptado, a partir del cumplimiento de la mayoría de edad o de la emancipación, puede ejercer las acciones que conduzcan a averiguar la identidad de sus progenitores biológicos, lo cual no afecta a la filiación adoptiva.

Las administraciones públicas deben facilitar al adoptado, si los pide, los datos que tengan sobre su filiación biológica. A tal fin, debe iniciarse un procedimiento confidencial de mediación, previo a la revelación, en cuyo marco tanto el adoptado como su padre y su madre biológicos deben ser informados de las respectivas circunstancias familiares y sociales y de la actitud manifestada por la otra parte con relación al posible encuentro.

El adoptado puede solicitar, en interés de su salud, los datos biogenéticos de sus progenitores. También pueden hacerlo los adoptantes mientras el adoptado es menor de edad.

Los derechos indicados deben ejercerse sin detrimento del deber de reserva de las actuaciones.

b).- Obligación de informar al hijo adoptado sobre la adopción. (artículo 235-50).

Los adoptantes deben hacer saber al hijo que lo adoptaron, tan pronto como este tenga suficiente madurez o, como máximo, cuando cumpla doce años, salvo que esta información sea contraria al interés superior del menor.

Extinción de la adopción en Cataluña
  • Causas

La adopción es irrevocable, proclama el artículo 235-51.

Pero la autoridad judicial puede establecer la extinción de la adopción en interés del adoptado en los siguientes casos:

a) Si los progenitores no han intervenido, de acuerdo con la ley, en el expediente de adopción por una causa que no les es imputable e impugnan la adopción en el plazo de dos años a partir de su constitución.

b) Si se producen las causas que la ley establece para la revisión de las sentencias firmes.

*Efectos de la extinción.

Regulados en el artículo 235-52:

1. La extinción de la adopción comporta el restablecimiento de la filiación por naturaleza. La autoridad judicial puede acordar restablecer la filiación solo del progenitor que ha ejercido la acción.

2. Los efectos patrimoniales de la adopción producidos con anterioridad se mantienen.

Adopciones ya existentes al entrar en vigor el CCCAT

Se regula en la Disposición transitoria Sexta:

1. Las adopciones constituidas en aplicación de la Ley 37/1991, de 30 de diciembre, sobre medidas de protección de los menores desamparados y de la adopción, y las adopciones plenas constituidas antes de dicha ley surten los efectos que el libro segundo del Código civil establece para la adopción.
2. Las adopciones simples o menos plenas subsisten con los efectos que les reconocía la legislación anterior a la Ley 37/1991. Si se cumplen los requisitos exigidos por el libro segundo del Código civil, puede promoverse la adopción, de acuerdo con sus disposiciones, de las personas ya adoptadas anteriormente en forma simple, sin que el hecho de que no haya habido acogimiento preadoptivo constituya obstáculo alguno.
3. Los expedientes de adopción pendientes de resolución ante los tribunales en el momento de la entrada en vigor de la presente ley deben tramitarse de acuerdo con la legislación anterior.
Otras menciones a la adopción en el Código Civil de Cataluña

Efectos de la filiación (artículo 235-2).

Toda filiación produce los mismos efectos civiles, sin perjuicio de los efectos específicos de la filiación adoptiva.

Extinción de la curatela:

Según el artículo 223-9 la curatela se extingue, entre otras causas, por la adopción de la persona puesta en curatela.

Filiación

La filiación puede tener lugar por naturaleza o por adopción. (artículo 235-1).

Adopción internacional según el CCCAT

Puede verse Adopción internacional

La adopción en Baleares

La Compilación de Derecho Civil de las Islas Baleares (Decreto Legislativo 79/1990, de 6 de septiembre) sólo se refiere a la adopción en muy escasos preceptos:

  • Art. 41 aplicable a Mallorca y Menorca para considerar legitimarios a los hijos y adoptivos y a los padres, por naturaleza o adopción; y se equipara en el art. 42 a legítima de los hijos, por naturaleza y adoptivos.
  • Art. 79 aplicable a Ibiza y Formentera para considerar asimismo legitimarios a los hijos y descendientes por naturaleza, matrimoniales y no matrimoniales, y los adoptivos y a los padres, por naturaleza y adopción.

La Ley de Parejas Estables de las Islas Baleares (Ley 18/2001, de 19 de diciembre) se refiere a la adopción al regular la capacidad para poder formar una pareja estable; así no pueden constituir pareja estable los parientes en línea recta por consanguinidad o adopción ni los colaterales por consanguinidad o adopción hasta el tercer grado.

La adopción en Galicia

La Ley de Derecho Civil de Galicia (Ley 2/2006, de 14 de junio) (LDCG) regulo la adopción.

La Sentencia del Tribunal Constitucional 133/2017, de 16 de noviembre de 2017 [j 2] ha declarado inconstitucionales y nulos el título II (arts. 27 a 41), relativo a la adopción, y el título III (arts. 42 a 45), relativo a la autotutela, de la Ley 2/2006, de 14 de junio, de Derecho civil de Galicia, con los efectos previstos en el fundamento jurídico 8.

Y en dicho fundamento se trata el alcance temporal de los efectos de la declaración de inconstitucionalidad, diciendo:

Nuestro pronunciamiento de inconstitucionalidad de los artículos 27 a 41 de la Ley 2/2006 no afectará a las adopciones que sean firmes en la fecha de publicación de esta Sentencia, pues el principio de seguridad jurídica, consagrado en el artículo 9.3 CE, aconseja limitar los efectos de esta resolución a aquellos procesos de adopción que se encuentren en curso (los cuales deberán adecuarse a los dictados de las normas civiles del Derecho común y a las procesales de carácter estatal) además, lógicamente, de a los que se inicien con posterioridad a dicha publicación.
La limitación temporal pro futuro de los efectos de la declaración de inconstitucionalidad también se producirá en relación con el título III de la Ley 2/2006 (arts. 42 a 45), relativo a la autotutela. Este Tribunal entiende, siendo respetuoso con las libertades individuales, que la persona que, con la capacidad de obrar suficiente, en previsión de ser incapacitada judicialmente, haya otorgado en escritura pública cualquier disposición relativa a su propia persona o bienes, incluida la designación de tutor bajo la vigencia de los artículos 42 a 45 de la Ley 2/2006, no debe verse afectada por esta Sentencia (STC 82/2016, de 28 de abril).
La adopción en Navarra

La Ley de Compilación del Derecho Civil Foral de Navarra (Ley 1/1973, de 1 de marzo) (FN) contiene normas relativas a la adopción, singularmente, regula la adopción y el prohijamiento, instituciones de gran actualidad en Navarra, y se regula con la amplitud que el Derecho navarro permite el pacto sucesorio entre adoptante y adoptado.

Normas generales sobre la adopción en Navarra

Dedica un título la Compilación navarra a las peculiaridades de la adopción, a saber:

Capacidad:

Según la Ley 73 pueden adoptar todas las personas capaces conforme a las leyes generales. Si la adopción se formaliza durante segundo o ulterior matrimonio, se aplicará a los hijos adoptivos lo dispuesto en la Compilación respecto de los hijos de posteriores nupcias. Los que sean púberes conforme a la ley 50 deberán dar su consentimiento para ser adoptados.

Efectos:

Los efectos de la adopción serán los pactados en la escritura en que se formalice y los establecidos en las leyes. Los derechos hereditarios del adoptado y del adoptante y los pactos sucesorios entre ambos se regirán exclusivamente por la voluntad privada y, en su defecto, por lo establecido en la Compilación.

Los hijos adoptados con adopción plena tendrán los mismos derechos que los hijos de anterior matrimonio en el caso de que el adoptante contrajera nuevas nupcias.

Prohijamiento. Las personas entregadas formalmente por establecimientos tutelares o benéficos y acogidas en prohijamiento, se equiparan a las adoptadas con adopción simple o menos plena, siempre que la relación se haya mantenido durante un plazo de diez años y que la persona que prohijó no tuviera al hacerlo hijos por naturaleza o adopción plena.

La LEY 74 indica que en todo lo no previsto en la ley anterior y en las demás de esta Compilación, se aplicará a la adopción y al prohijamiento lo establecido en el Código Civil o en las Leyes especiales.

Otras menciones a la adopción en Navarra

La Ley 66. Patria potestad. Es causa de la extinción de la patria potestad la adopción del hijo.

La ley 68. Filiación. La filiación puede tener lugar por naturaleza y por adopción. No hay diferencias

La Ley 138. Parientes llamados: Siempre que por disposición de voluntad, costumbre local o Ley, se someta determinada cuestión familiar a la intervención de los Parientes Mayores, si se trata de personas adoptadas con adopción plena, los parientes llamados serán siempre los del adoptante o adoptantes.

La ley 268. Legítima de los adoptados: deberán ser instituidos en la legítima foral os hijos matrimoniales, los no matrimoniales y los adoptados con adopción plena.

La Ley 304. Sucesión legal. La sucesión legal en bienes no troncales se deferirá en primer lugar a favor de los hijos matrimoniales, los adoptados con adopción plena y los no matrimoniales cuya filiación llegue a determinarse legalmente; por partes iguales, y con derecho de representación en favor de sus respectivos descendientes.

1. A efectos de la aplicación de esta Ley Foral, se considera pareja estable la unión libre y pública, en una relación de afectividad análoga a la conyugal, con independencia de su orientación sexual, de dos personas mayores de edad o menores emancipadas sin vínculo de parentesco por consanguinidad o adopción en línea recta o colateral hasta el segundo grado, siempre que ninguna de ellas esté unida por un vínculo matrimonial o forme pareja estable con otra persona.

1. Los miembros de la pareja estable podrán adoptar de forma conjunta con iguales derechos y deberes que las parejas unidas por matrimonio.

2. Se adecuarán las disposiciones normativas forales sobre adopciones y acogimiento para contemplar el modelo de familia formado por parejas estables.

Adopción en el país vasco

La Ley 5/2015, de 25 de junio, de Derecho Civil Vasco sólo menciona a la adopción en los siguientes casos:

El artículo 66, para considerar parientes tronqueros a los parientes por consanguinidad o adopción:

El art. 112 para llamar a la sucesión legal de los bienes no troncales, en el último lugar, a los colaterales dentro del cuarto grado, por consanguinidad o adopción.

Se hace referencia a la adopción en la Ley reguladora de las Parejas de Hecho del País Vasco (Ley 2/2003, de 7 de mayo) , cuyo art. 2 , (precisamente modificado por la Ley 5/2015, de 25 de junio, de Derecho Civil Vasco ) da el concepto de pareja de hecho diciendo que se considera pareja de hecho la resultante de la unión libre de dos personas mayores de edad o menores emancipadas, con plena capacidad, que no sean parientes por consanguinidad o adopción en línea recta o por consanguinidad en segundo grado colateral y que se encuentren ligadas por una relación afectivo-sexual, sean del mismo o de distinto género. Asimismo ambos miembros de la pareja deberán cumplir el requisito de no estar unidos a otra persona por vínculo matrimonial o pareja de hecho.

Recursos adicionales En doctrina En formularios Esquemas procesales Legislación básica

Legislación citada

Jurisprudencia citada
  1. Sentencia nº 306/2007 de AP Zaragoza, Sección 2ª, 12 de Junio de 2007.
  2. Pleno. Sentencia 133/2017, de 16 de noviembre de 2017. Recurso de inconstitucionalidad 2845-2007. Interpuesto por el Presidente del Gobierno respecto de los artículos 27 a 45 de la Ley del Parlamento de Galicia 2/2006, de 14 de junio, de Derecho civil de Galicia. Competencias sobre derecho civil: nulidad de los preceptos legales autonómicos que regulan la adopción y la autotutela. Votos particulares..

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS